Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

El problema de la distribución

Contenedores

0

La economía ha llegado a un punto en la que en principio produce suficiente para todos, por lo que este nuevo período en el que estamos entrando ya no irá sobre producción. Cuánto somos capaces de producir. Va sobre distribución, cómo la gente obtiene una parte de lo que se produce”. 

W. Brian Arrhur. Santa Fe institute. 2017.

Esta percepción de que “se ha solucionado el problema de la producción” no fue el bueno de W. Brian Arthur el primero en tenerla, ni enunciarla. Fue a raíz de la primera revolución industrial y al calor de innovaciones tecnológicas como la máquina de vapor, cuando algunos economistas y filósofos como Karl Marx se dieron cuenta del asunto. Visionaron que a través del capital, se podrían comprar y operar máquinas que hiciesen todo el trabajo, producir todo lo que hubiese que producir y acumular todos los beneficios. Ahí empezó una cruzada contra los dueños de “los medios de producción”. No tanto contra la producción en sí, sino a favor de revisar cómo se distribuyen los resultados y ganancias de esta producción.

Dos siglos después, podemos decir que algo se ha avanzado pero bastante poco. En el mundo siguen existiendo inmensas concentraciones de capital y bienes cuando gran parte del globo vive en la pobreza. Existe la sensación generalizada de que “todo esta muy mal repartido” y esto da pie a un debate pseudo ético sobre por qué unas personas deben tener más que otras. El debate se nos queda grande, tener poco causa infelicidad, tener mucho también, usaríamos mejor el tiempo tratando de buscar soluciones.

Hoy día, el negocio del siglo va sobre cómo facilitar, a la mayor cantidad de gente posible, coger una porción mayor de lo que se produce.

¿Se ha puesto Amazon a producir libros? O a distribuir mejor y hacer más accesibles los que ya hay. ¿Se ha puesto AirBnB a construir nuevos alojamientos turísticos? O a distribuir mejor y hacer más accesibles los que ya hay. ¿A qué se dedica Spotify..? Incluso si produces, como podría ser el caso de Netflix, su negocio principal se basa en distribuir mejor lo que ya hay. ¿Qué hicieron empresas como Apple y Microsoft a principios de los 80? Vieron que la computación era un habilitador de progreso. La usaban los bancos y las grandes corporaciones, si les hace bien a ellos, por qué no iba a hacerlo a personas y hogares particulares? Y se pusieron a democratizar el acceso a la computación a través del ordenador personal. No les ha ido mal.

Los problemas de distribución están detrás de muchas otras cosas. En Andalucía se cuenta que Franco se llevó las fábricas e industrias del sur al norte. No fue Franco, fue un problema de distribución. En el norte de España se extraía carbón más barato y de mejor calidad que en el sur, y no tenía sentido montar la fábrica en Huelva para traer toneladas de carbón de Gijón. Con la electricidad pasa algo parecido, podemos producirla a gigavátios pero no hay catenarias preparadas para distribuirla. Actualmente existe un atranque global con la “cadena de suministro” y esto amenaza con derrumbar la economía mundial como si fuera un castillo de naipes.

En resumen, producir hay que producir, pero más importante aún es distribuir y hacer accesible lo que somos capaces de producir. Karl Marx lo sabía, Sam Walton lo sabía, Jeff Bezos lo sabía y ahora lo sabes tú .

P.D: En Córdoba se habla mucho últimamente de que queremos convertirnos en un “hub” de logística y distribución. Estratégicamente, no vamos mal.

Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2021 - 06:00 h
stats