Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Panorámica de la Feria de Córdoba

Alfonso Alba

0

A ojos de un adolescente de los años noventa y un joven de principios de siglo, la Feria de Córdoba era una exageración. Una interminable portada de tres torres daba paso a una hilera de casetas que no se acababa. Costaba recorrer las calles principales y llegar al final, a las casetas municipal o de la juventud, donde escuchar a Rosendo se hacía imposible por una acústica atroz.

Quizás era el signo de los tiempos previos al estallido del ladrillo, en los que atábamos a los perros con longanizas, pero las casi 200 casetas de la Feria de Córdoba eran poco que una megalópolis imposible de recorrer al completo en todos los días. Las de las facultades, con escasa decoración y muchas barras, se poblaban de estudiantes que en esa época del año ya hacían botellón, pero raramente en la Feria.

La nostalgia es muy traicionera y aquellas celebraciones tenían muchísimos defectos, también. Recuerdo, por ejemplo, la inseguridad, ver a un paisano apuñalado nada más pisar la caseta de la juventud, y una multitud de peleas que eran mucho más frecuentes que ahora, por mucho que se cuenten y difundan a través de las redes sociales y aquello parezca el salvaje oeste. Al contrario, la Feria de ahora es mucho más segura, está más limpia, el río más protegido y, creo, que todo está bastante más ordenado. Pero la esencia ha cambiado mucho.

Apenas quedan casetas gestionadas por los colectivos, asociaciones, hermandades o militantes de sindicatos o partidos políticos. La inmensa mayoría están subarrendadas a profesionales de la hostelería. Los recintos estudiantiles hace años que desaparecieron y nuestra añoranza con ellos. Y la inmensidad se hace pequeña. Ahora se monta la mitad de casetas que entonces, con manzanas enteras ya perdidas para la eternidad. Mientras, se reproducen las casetas restaurante, crecen las que pugnan por cerrar para socios y menguan las divertidas.

Será un signo de los tiempos, que nos hacemos mayores, que no sale a cuentas o que al final todas las ciudades se acaban pareciendo. Así como el pequeño comercio ha desaparecido del centro de la ciudad en favor de las franquicias de Inditex la Feria que conocimos se está convirtiendo en una reproducción de la hostelería de la propia ciudad. Supongo.

Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Etiquetas
stats