Tigres de papel

Hemos empezado 2013 y todo apunta a que el gobierno municipal se ha granjeado ya suficiente fama de ser un equipo débil, sin rumbo y sin un líder fuerte. A lo único que aspiran es a sobrevivir, achacando sus errores a la herencia, buscando el enfrentamiento con la Junta de Andalucía para mantener animada a su familia política y esperando que, como le pasó a Merino, la situación económica mejore para subirse en la ola y vender buena gestión. No obstante, las circunstancias económicas que se avecinan para este año, son lo suficientemente duras como para que tengan claro que no habrá ayuda del exterior. Al contrario, desde el gobierno central les exigirán sacrificios para mantener la línea de recortes.

Como están empeñados en contener algo los impuestos, y ante la reducción de las transferencias  externas y la baja actividad económica de la ciudad, se verán obligados a prestar menos servicios y a que sean más ineficaces o ineficientes, a no ser que se animen a adelantar el proceso privatizador de empresas públicas, previsto para un posible segundo mandato, lo que originaría una convulsión social importante, de la que hasta ahora se han salvado. Si tenemos en cuenta que están limitados en su capacidad inversora, y no se prevé acuerdos con otras administraciones en esa labor, el resultado de su gestión será muy pobre. El dato del paro, de empresas destruidas y personas excluidas serán, lamentablemente, demoledores.

Si coincidimos en ese análisis, debería ser relativamente fácil conseguir derrotar al gobierno pepero en el próximo proceso electoral, y a ello deberían estar aplicándose los grupos que pretendan acceder al gobierno, solos o en compañía. Sin embargo, hasta ahora, la labor de la oposición es aún más deficiente que la del gobierno, al que no han sido capaces de plantar cara con proposiciones alternativas que lleguen al vecindario. Son como los "Tigres de Papel" de los que hablara Fernando Colomo en los inicios de la comedia madrileña de la era democrática (1977). Carmen Maura, Joaquín Hinojosa, Emma Cohen, Felix Rotaeta y otro grupo de jóvenes actores españoles nos dibujaban la debilidad de una generación que debería hacerse cargo de la nueva sociedad posfranquistapor la que tantos habían dejado hasta la vida. La película representaba a los "progres" con todas sus contradicciones, hablando de una forma y actuando de otra: Teóricos vulgares de la izquierda, falsos liberados sexuales, agarrados a los porros, fetichistas de pegatinas y canciones, que ya estaban demostrando, salvo excepciones, que no tenían mucho que decir en el futuro si no cambiaban, pero, eso sí, revolucionarios de corazón y palabra.

Pues bien, de la misma forma, los ediles tanto del PSOE como de IUCA se portan como aguerridos antipeperos, excepto cuando hay que cumplir los compromisos debidos a los partidos de los que maman su cargo. Por eso, hablan a favor del 15-M, o de Stop desahucios, pero son incapaces de dar transparencia a los partidos, como demuestra la falta de explicación sobre el destino de los fondos de los grupos municipales, o de plantear a nivel andaluz una respuesta contundente a las exigencias de la banca. Incluso gastan el prestigio disminuido de la izquierda en aceptar legalizar las naves de Colecor con un vergonzante silencio.

Los concejales y concejalas de izquierda se dedican a ir de reunión en reunión intentando pillar en fallos a los de PePe Nieto, aunque muy debilitados por la época de gobierno conjunto, que no fue excesivamente brillante. Lo que mejor hacen es fotocopiar las propuestas "antiRajoy" que les mandan desde Madrid, y que presentan disciplinados, aunque para nada tenga sentido hacerlo en el pleno municipal. Los medios de comunicación se las ven y se las desean para difundir su actividad, ante la falta de contenido de lo que plantean. Sus asesores son políticos caídos en desgracia popular o jóvenes cachorros que se dedican a trabajar para el interior del partido incapaces de plantear alternativas municipales.

Evidentemente, de ese análisis queda exonorado Equo, al estar fuera de los foros institucionales. Aunque si les haría falta organización política y dejar de ser un movimiento difuso, puesto que lo que son contenidos no les faltan. Su falta de proyección en los medios de comunicación habituales, dominados por los compromisos publicitarios e institucionales, intentan cubrirla con éxito desigual, con una gran presencia en las redes sociales y medios alternativos. Por otro lado, a UCOR no lo considero ninguna alternativa a nada sino un grupo al servicio de su dueño, en busca de intereses particulares. El voto que aglutinó era más de castigo y de búsqueda de soluciones rápidas que un voto ideológico. Las divisiones internas acabarán por demostrar al vecindario de la inutilidad de esta fuerza política, excepto para hacer de reyes en la cabalgata.

La alternativa al equipo pepero solo se puede vertebrar a partir de los nuevos movimientos sociales de la izquierda, superando la dependencia de los dirigentes actuales de los partidos respecto de las instituciones y de la supervivencia personal. Queda tiempo para ilusionar al vecindario y para elaborar con él un proyecto de ciudad integrador, al que se obligue a comprometerse a los liberados y cargos de PSOE e IUCA. Si estas formaciones políticas no optan por ello, y siguen siendo tristes Tigres de Papel ante el gobierno pepero, incapaces de impulsar un cambio social, habrá que decantarse por otras opciones, nuevas o ya existentes. Empieza la cuenta atrás.

Etiquetas
Publicado el
5 de enero de 2013 - 07:00 h