Nunca tan cerca

Nunca tan cerca. Una semana y sabremos si mi último sueño de futbolero se cumple. Uno de esos sueños de infancia con los que convivimos de adultos. Ver al Córdoba en primera se ha convertido en una extraña y profética posibilidad. Y lo hizo con un partido en el que demostró tener las ideas más claras que en toda la temporada. Sobreviviendo a un penalti en contra en el minuto 5. Con los nervios de la afición destrozados por intentar conectar sin éxito con laligatv. Dos minutos después llegaba el primer tanto blanquiverde. Lo que no había conseguido el equipo en los últimos 180 minmutos en casa. Parece que el destino ha fijado su propio guión de suspense. Un argumento rocambolesco que nos ha dejado llegar vivos a la escena final.

Hay que reconocerle a Ferrer haber conseguido enchufar una plantilla corta, mermada y no especialmente dotada. Darles el temple que no tenían. Un manejo de las alineaciones tan particular como acertado. Me gusta menos en los cambios. Pero quién le tose ahora. Es el momento de aferrarse a todo lo que tengamos a mano. No nos pueden sacar de la pantalla. No ahora que en cualquier momento nos puede sorprender el fundido en negro. No ahora que estoy a una semana de poder reencontrarme con el niño que fui.

Etiquetas
Publicado el
16 de junio de 2014 - 02:00 h