Paco Jémez y González, el abrazo imposible

.

Habló tirando con bala, como es su costumbre. No está en los sitios por estar ni le va el soltar cuatro tópicos ante los micrófonos para salir del paso. Que cada aparición de Paco Jémez en los medios despierta revuelo y deja secuelas es algo sobradamente comprobado. Esta semana ha vuelto a hablar del Córdoba y, como siempre cuando lo hace, toda la comunidad blanquiverde ha enfocado su atención hacia el verbo vehemente y rebelde del entrenador que puso patas arriba El Arcángel y rescató el orgullo perdido de un club que llevaba décadas como una presencia intrascendente. PJ, que hoy anda enfrascado en la construcción de la época más esplendorosa de una entidad modestísima -el Rayo Vallecano, al que conduce en Primera desde que salió del Córdoba-, se refirió al turbulento presente de la entidad blanquiverde. Lo hizo desde el cariño -fue futbolista desde la edad alevín hasta llegar al primer equipo-, el respeto y la comprensión: "Esto es Primera División y ganar un partido cuesta un huevo y parte del otro". Es un poeta hiperrealista.

En declaraciones al periódico digital deportivo Cordobadeporte, el carismático entrenador recalcó, para quien aún albergara alguna duda al respecto, que su relación con Carlos González tiende hacia el desapego. "No creo que le dé nunca un abrazo. Rotundamente, no", dijo. El retorno de Paco Jémez, un sueño con el que fantasea un amplio sector del cordobesismo, nunca será posible con el actual presidente. El del Zumbacón forma parte ya del escuadrón de ex trabajadores del club que tomaron la puerta de salida -por voluntad propia o previa patada- y se llevaron una impresión de González que ni el tiempo, ni la reflexión, ni los resultados han logrado cambiar.

El destino ha colocado los cruces del Córdoba con el Rayo Vallecano en momentos clave del curso. Los de Djukic -"no se han equivocado con él, es un gran entrenador", dice Paco sobre el técnico serbio- visitarán Vallecas el 10 de enero, en el primer partido oficial del año 2015. La vuelta de Paco Jémez a El Arcángel será en la jornada 37, la penúltima de campeonato de Liga antes de comparecer en el Ipurua eibarrés. El Córdoba-Rayo será la despedida en casa. En pleno Mayo cordobés. El último baile. El fútbol tiene caprichos crueles.

Etiquetas
Publicado el
12 de noviembre de 2014 - 11:44 h
stats