Blogópolis Blogs y opinión

Sobre este blog

Vivo Córdoba actualmente como Prof. del Área de Arqueología de la UCO. He soñado Córdoba como: Investigador ?Ramón y Cajal? del Ministerio de Ciencia e Innovación (2013-2019). Investigador posdoctoral del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC en Madrid (2010-2013). investigador posdoctoral del Institut de Recherches sur l´Architecture Antique del CNRS-Universitè de Provence en Aix-en-Provence (2007-2010), investigador predoctoral y posdoctoral de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (2005-2006), investigador predoctoral de la Escuela Española de Historia y Arqueología de Roma del CSIC (2003-2004) y miembro de la Real Academia de España en Roma (2002-2003) Licenciado de la 1ª Promoción de Hª del Arte de la UCO (1999). De aquello lejano y de lo diario cercano les dejaré aquí mis aprendizajes, ensayísticos, científicos, críticos y siempre personales, que espero remuevan la viveza de aquel plátano vigoroso que Julio César plantara, símbolo de vida y fertilidad, en esa Córdoba histórica que nos alumbra siempre los buenos días.

Andaluces hijos de Argantonio

Sobre este blog

Vivo Córdoba actualmente como Prof. del Área de Arqueología de la UCO. He soñado Córdoba como: Investigador ?Ramón y Cajal? del Ministerio de Ciencia e Innovación (2013-2019). Investigador posdoctoral del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC en Madrid (2010-2013). investigador posdoctoral del Institut de Recherches sur l´Architecture Antique del CNRS-Universitè de Provence en Aix-en-Provence (2007-2010), investigador predoctoral y posdoctoral de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (2005-2006), investigador predoctoral de la Escuela Española de Historia y Arqueología de Roma del CSIC (2003-2004) y miembro de la Real Academia de España en Roma (2002-2003) Licenciado de la 1ª Promoción de Hª del Arte de la UCO (1999). De aquello lejano y de lo diario cercano les dejaré aquí mis aprendizajes, ensayísticos, científicos, críticos y siempre personales, que espero remuevan la viveza de aquel plátano vigoroso que Julio César plantara, símbolo de vida y fertilidad, en esa Córdoba histórica que nos alumbra siempre los buenos días.

De girones quiere volver a vestir la tierra del ocaso. Las breves Españas no aguantan los envites y la realeza, esta vez, ya no tiene ni el vaso ni el agua para el calmante. Los que esperaban, azuzan mordiente. Emanan efluvios y en el Sur vivimos rareza. Día de Andalucía, día de honra, día de tópicos. Me pido las Columnas de Tarteso para llevarme el vino telúrico de Los Pedroches de mi amigo Domínguez, la morcilla de mi pueblo y verlas venir. 

El problema, busco la navajilla, viene de muy atrás, aunque quieran protagonizarlo territorios jóvenes y no significantes como para la jerarquía que se arrogan. De las mal llamadas nacionalidades históricas, sólo Galicia y Andalucía deberían tener voz. Las otras dos que faltan han detonado un problema común en aras de un minimalismo de mantel de cuadros a través de una ya más que jartible retahíla de pontífices máximos de los asuntos más mínimos. Universo ese en el que se mueven a gusto.

Frente a ello, España y sus comunidades pugnan en vano contra la historia. No pueden ganar, siquiera por pura demostración cuantitativa. Esta España, pugna incluso contra Iberia e Hispania, sin haberse parado a pensar de qué en realidad se trata.