Vértigo

Escribir un poema es pedirle el teléfono a una desconocida (E.G.)

Este verso vertiginoso merece ser celebrado como un gol en Maracaná: saltando con los puños cerrados, gritando y abrazándose a desconocidos en la grada.

Pero no estamos en el estadio, estamos solos frente a un libro en un estado de duermevela mientras la primavera sucede más allá de la ventana.

No pienso yo como aquel que dijo que abril es el mes más cruel; pero ya sé que hay ausencias que dejan la tierra baldía mientras, paradójicamente, todo brota ahí afuera.

Y eso también es el vértigo.

Y, de alguna manera, me gusta.

Creo.

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2017 - 03:00 h
stats