Hombre ejemplar del año

 

"Machote, pita algo porque llevas una tarde de cojones"

(Francisco Montes. Presidente del Calahorra CF)

El señor que casi le parte la mandíbula a un árbitro de 15 años ha resultado ser, en realidad, un alma cándida. Un pobre hombre cuya civilidad en los terrenos de juego ha sido malinterpretada injustamente. Francisco Montes, presidente del Calahorra y hombre ejemplar del año, no se pasó medio partido anunciando que le iba a reventar la boca al menor de edad que se encontraba arbitrando el encuentro. Por el amor de dios. Tampoco le informó a voz en grito que lo iba a tirar al río como le ocurrió al ultra del Deportivo que perdió la vida en el Manzanares tras una brutal paliza de una pandilla de angelitos del señor.

Y mucho menos le indicó que lo tenía que matar allí mismo antes de que sonara el silbato de un partido que, por cierto, acabó con un resultado de 6-3 a favor del equipo rival. Un equipo de alevines, para mayor detalle. Comprenderán ustedes que es un disparate, por tanto, afirmar que el señor Montes, ciudadano intachable, le propinara un puñetazo al chaval por el que tuvo que ser atendido en un centro de salud con un nervio inflamado, tirón en el cuello y taponamiento del tímpano.

Seamos serios. Este presidente modélico de fútbol, dechado de virtudes deportivas, se le acercó al árbitro en el minuto 60 a propósito de una jugada polémica, le puso cortésmente la mano en el hombro y le dijo con una amabilidad rayana en lo cursi: "Machote, pita algo porque llevas una tarde de cojones".

Lo demás es ganas de liar la madeja y desprestigiar a un deporte limpio, noble y honesto.

Etiquetas
Publicado el
20 de diciembre de 2014 - 01:46 h