Bellas IV. Mimos

Resulta curioso lo delicadas que parecen algunas personas, ésas que con tan solo mirarlas parecen estar a punto de romperse y que, sin embargo, cuando las tratas y convives con ellas te dan una verdadera lección de fortaleza.

Cuando Ángeles empezó a trabajar en el centro andaba todo el día temerosa de romper alguna de esas delicadas piezas. Las llevaba de un salón a otro con un cuidado extremo, lentamente. Le obsesionaba la posibilidad de añadir más dolor a su dura existencia.

- No son de porcelana, Mari. no se te van a romper- le riñó un día su hermana. Trabajaban juntas en el centro ocupándose de la limpieza y la cocina, aunque echaban una mano en todo lo que hiciera falta, lo que las acabó convirtiendo en dos piezas imprescindibles del equipo de cuidadores que se ocupaba de dependientes y discapacitados.

Ángeles disfrutaba con su trabajo. Cuando perdió el miedo a romperlos, aprendió a abrazarlos, a reírse con sus bromas y a disfrutar de sus muestras cariño. Le gustaba pensar que cuando ella misma envejeciera alguien se ocuparía de ella de esa manera, mimándola y achuchándola sin miedo a romperla porque el amor nunca causa dolor.

* María de los Ángeles Santos López fue asesinada por su pareja el 14 de enero de 2014 en Pozoblanco. Tenía 47 años. Javier Fernández era diez años más joven.

Etiquetas
Publicado el
25 de octubre de 2014 - 12:36 h