La resurrección de los 'sorayos' resta enteros a Nieto para ser consejero

Noche electoral 2D en el PP | MADERO CUBERO

Cuando desde Génova se preparaba una gestora para el 3 de diciembre, cuando todo apuntaba a que Juanma Moreno cosecharía una nueva derrota electoral, los resultados electorales arrojaron una sorpresa: por primera vez en 40 años en Andalucía la derecha sumaba más diputados que la izquierda. Eso conllevó a que Moreno, que había apoyado de manera manifiesta a Soraya Sáenz de Santamaría frente a Pablo Casado para que liderara el PP nacional, estuviera más cerca que cualquier popular jamás de convertirse en presidente de la Junta de Andalucía.

Aquella batalla del pasado verano, que en Andalucía enfrentó a barones populares, sigue teniendo rescoldos aún calientes. Tanto que el futuro Gobierno de la Junta, donde el PP ostentará, al menos, la Presidencia y la mitad de las consejerías, tendrá un marcado color sorayo, como admiten fuentes populares. Y esa resurrección de una corriente política dentro del PP que se dio por muerta hace menos de un mes puede tener una víctima: en la sede del PP en la calle San Fernando aseguran que el gran valor de los populares cordobeses, José Antonio Nieto, tiene pocas posibilidades de convertirse en consejero.

La primera señal de un sorayismo detrás del que muchos ven la mano de Javier Arenas estuvo el pasado jueves en la constitución del Parlamento. Los populares optaron por colocar a Esperanza Oña, a quien muchos veían como consejera, de vicepresidenta del Parlamento, frenando sus aspiraciones de gobierno. La jugada se comentó en sede parlamentaria y se agregó que José Antonio Nieto, de momento, sería parlamentario, posiblemente con un puesto de responsabilidad en un grupo parlamentario donde las fuentes apuntan a Carmen Crespo como portavoz.

Nieto y Juanma Moreno son compañeros de partido. Pero en su día, cuando Nieto era parlamentario y alcalde de Córdoba, rivalizaron por liderar el PP andaluz. Finalmente, Génova, Mariano Rajoy, eligió a Juanma Moreno, estrecho colaborador de la entonces vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Además, la relación entre ambos empeoró cuando Moreno obligó a Nieto a dimitir como presidente provincial del PP de Córdoba. Moreno siempre consideró, en contra de la tesis de María Dolores de Cospedal, que una persona solo debería ocupar un cargo. Modificó los estatutos del PP andaluz y forzó a Nieto a dimitir como presidente del partido en Córdoba.

Ahora, se interpretó su llegada al Parlamento como una reconciliación. Nieto apostó por Cospedal, primero, y por Pablo Casado, después, en las primarias del PP nacional. Junto a él, Juan Ignacio Zoido, que también fue el candidato del PP por Sevilla pero que finalmente no ha recogido su acta de parlamentario y ha preferido quedarse como diputado en el Congreso, en lo que se interpretó también como una señal de que quizás la integración entre las distintas familias no había funcionado.

No obstante, Nieto ha dirigido una mesa de negociación con Ciudadanos y se interpretó este gesto como que podría acabar siendo consejero. Incluso le dieron una cartera concreta en todas las quinielas, Justicia, algo que parece alejarse.

Etiquetas
stats