El cuidado y el trabajo en las Rejas y Balcones

Cuidadoras de rejas y balcones, San Basilio 20

Con la llegada de la primavera, Córdoba se convierte en una explosión de luz y color. Los cordobeses salen a las calles aprovechando el buen tiempo mientras que miles de turistas, venidos desde diferentes puntos del mundo, llegan hasta nuestra tierra para empaparse de su belleza e historia. Un espectáculo que alcanza su clímax en el mes de mayo, donde los vecinos de Córdoba abren al mundo las puertas de sus hogares para la celebración de la Fiesta de los Patios. Sin embargo, fuera en las calles, también hay mucho que ver y disfrutar con otro certamen no tan conocido, pero sí igual de atractivo e interesante: el Concurso de Rejas y Balcones.

Su origen está ligado al Concurso de Patios, cuando en 1919 el alcalde de Córdoba, Francisco Fernández de Mesa, creó un concurso municipal de Escaparates y Balcones Adornados. Desde entonces, no sin altibajos, la fiesta ha llegado hasta nuestros días gracias al trabajo y la dedicación de muchas familias cordobesas que no han querido que se pierda esta bella tradición. Pero, aunque en un principio pueda parecer que la atención y el trabajo de los patios es similar al de las rejas y balcones, éstas últimas precisan de una serie de cuidados especiales para su correcto y óptimo mantenimiento.

En la calle San Juan de Palomares, 8, en pleno barrio de San Lorenzo, encontramos un ejemplo de la dualidad que se da en este certamen. Muchos de los participantes que compiten en el Concurso de Patios también engalanan su rejas y balcones con el objetivo de participar en esta competición hermana. “Para mantener las plantas en buenas condiciones tenemos que cuidarlas durante todo el año, no sólo cuando se acerca el mes de mayo”, explica a CORDÓPOLIS Julia Cordero, propietaria y cuidadora de este lugar junto a su marido. Para el cuidado y mantenimiento de las macetas que se pueden contemplar desde el exterior de la casa, Julia nos confiesa su secreto. “Tanto las macetas del patio, como las que se pueden ver en la parte de afuera, las tengo durante todo el año en la parte de arriba de la casa, ya que en esta casa el sol da de manera muy directa y las quemaría todas, por lo que sólo se colocan ahí cuando llega el mes de mayo”.

Otra de las zonas donde se pueden contemplar más rejas y balcones engalanados es el barrio del Alcázar Viejo, donde en la edición de 2021 hay hasta ocho participantes -más otros tantos que lo hacen fuera de concurso-. Una de estas participantes es Paqui Hidalgo, propietaria de la casa situada en el número 20 de la calle San Basilio, quién nos explica algunos detalles sobre cómo hay que cuidar las plantas para que conserven su estado más óptimo. “Normalmente regamos las plantas cada dos o tres días, aunque todo depende mucho del calor que haga. Para comprobarlo solemos tocar el mantillo y si vemos que todavía permanece húmedo, es porque no necesita agua. Sin embargo, si notamos que el mantillo está seco, es un indicio que delata que la planta ya necesita agua”. Pero no todo es regar, ya que el mantenimiento de estas macetas -condicionadas por encontrarse a la intemperie- precisa de muchos otros cuidados. “Cada cierto tiempo hay que retirar las hojas secas y tenemos que tener cuidado con algunos bichitos, ya que cuando menos te los esperas se comen por dentro el interior de los tallos y las plantas se acaban secando”.

Pero, con el trabajo que acarrea todo esto ¿qué es lo que lleva a estas personas a engalanar y preparar con tanto esmero sus rejas y balcones? La respuesta es unánime: el amor por las flores y la tradición. “Cuidar mis macetas forma parte de mi rutina diaria. Todos los días les dedico un ratito y me sirve para distraerme. Es algo que no me pesa”, concluye Julia Cordero. 

Etiquetas
Publicado el
13 de mayo de 2021 - 05:00 h