Cultos, caridad, cultura y cartel de Rubén Terriza en los 75 años de la Buena Muerte

Cristo de la Buena Muerte | ÁLEX GALLEGOS

La hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte presentó este martes los actos por el 75 aniversario de su fundación, que se basan en tres pilares: cultos, caridad y actos culturales. Lo hizo en la iglesia de San Hipólito, donde también se descubrió el cartel conmemorativo de la efeméride que ha pintado el joven sevillano Rubén Terriza.

El cartel está realizado en técnica mixta: óleo, acrílico, pan de oro y plata y talla sobre madera vista. Forma una composición piramidal y presenta al Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora Reina de los Mártires a la izquierda en posición de Stabat Mater con sudario y corona de espinas en sus manos. A sus pies hay dos palmas, símbolo del martirio, y en la parte derecha de la composición se puede ver un monte de cardos. Alrededor del Cristo aparecen tres golondrinas y la Luna de Nisán, que recuerda a la Madrugada en la que hace estación de penitencia esta hermandad.

En cuanto a los actos, los de mayor importancia son los cultos y la obra social. En el primer caso porque la Reina de los Mártires será trasladada a la basílica menor de San Pedro el día 16 de noviembre cuando concluya su segundo día de triduo en San Hipólito, a las 21:30 horas. El recorrido que seguirá la Virgen sobre parihuelas está aún por acordar con el Ayuntamiento. Tras pasar la noche en San Pedro, el día 17 se celebrará por la mañana el besamanos de la imagen delante del presbiterio de este templo, donde la hermandad de la Misericordia dispondrá de forma extraordinaria en un altar de cultos las reliquias de los Santos Mártires.

Por la tarde, a las 19:30 horas, tendrá lugar la tradicional misa de rito hispano-mozárabe, que será oficiada por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y posteriormente la Virgen regresará a San Hipólito. Allí, el domingo 18 será la fiesta de fundación de la hermandad a las doce de la mañana.

Ya en 2019, el 8 de marzo se celebrará el Via Crucis del Cristo de la Buena Muerte, “que será trasladado a un lugar muy simbólico para los cristianos de la ciudad”, indicaron desde la cofradía, que está tramitando este aspecto. Y el domingo 10 de marzo el Crucificado estará expuesto en besapiés.

Una parte fundamental del 75 aniversario fundacional de la cofradía será la obra social. En este sentido, ayudará a construir un templo parroquial en Picota (Perú) que cuando esté terminado llevará el nombre de Nuestra Señora Reina de los Mártires. Esto lo va a hacer en colaboración con el sacerdote y hermano de la cofradía Miguel Varona, que trabaja en Latinoamérica.

Los actos culturales comienzan este 8 de noviembre con la conferencia que impartirá el catedrático en Historia del Arte Alberto Villar Movellán titulada Santos Mártires. Testigos de la fe, testigos de Córdoba en el salón Loyola del Centro Cultural San Hipólito a las 20:00 horas. El jueves 21 de febrero habrá una mesa redonda en la que participarán hermanos de distintas épocas de la cofradía para hablar sobre su desarrollo histórico. Y ya en Cuaresma, en fecha por determinar, Juan Luis Sevilla Bujalance impartirá una conferencia sobre la advocación de la Buena Muerte y el sentido de la muerte del Señor como signo máximo de amor.

Etiquetas
stats