Tocado y hundido

.

La nave está, definitivamente, a la deriva. La situación incluso es peor. Porque otra goleada agrava la problemática por la que atraviesa el barco blanquiverde. Lejos de retomar su rumbo, el agua entra por cada vez más agujeros. Tanto que en realidad el Córdoba está, al paso por la séptima jornada, tocado y hundido. Así es después de que este domingo recibiera un contundente 4-1 en un duelo en el que apenas lograra competir ante un rival considerado como directo antes del inicio de la temporada. A día de hoy la realidad es diferente. Sobre todo tras el autoritario triunfo del Valladolid ante un equipo roto, con escaso carácter y menos capacidad de reacción. La duda puede dar paso, con este resultado, al hecho incontestable: Luis Miguel Carrión tiene un pie y medio fuera del cuadro califal. Ahora toca esperar acontecimientos.

Pese a la dura caída de la pasada semana en Granada, la compleja situación interna y la dificultad del nuevo reto, Carrión optó por no realizar cambios drásticos en el once. De hecho, el catalán sólo llevó a cabo una permuta: entró Caro por Fernández en el lateral derecho, debido a que el cordobés no pudo superar sus problemas físicos. Así, el preparador califal quiso dar continuidad a su 4-4-2, con dos hombres de más perfil defensivo en la medular. Lo cierto es que el Córdoba apareció sobre el verde del José Zorrilla con las líneas juntas y solvencia atrás. Eso sí, los blanquiverdes cedieron la posesión del balón al Valladolid, que tuvo el control total desde el principio. Aun así, el cuadro pucelano apenas logró intimidar a Kieszek y a la defensa visitante. Pero una desafortunada acción de Josema y la calidad de Ibán Salvador abrieron el camino del triunfo a los de Luis César.

Cerca del cuarto de hora, el atacante blanquivioleta tiró un buen amago ante el central, que resbaló. Quedó entonces un diáfano pasillo para el primero, que se internó en el área visitante y batió con sutileza a Kieszek. El tanto rompió los esquemas del cuadro califal, que hubo de estirar sus líneas. El conjunto castellano leonés no varió un ápice su planteamiento. Continuó con el dominio del esférico y mayor presencia en campo contrario que en el suyo propio. El Córdoba trató de responder, pero sin acierto. Lo hizo primero con un disparo de Sergi Guardiola que se marchó fuera y después con un tímido lanzamiento de falta de Alfaro que no supuso el más mínimo quebradero a Masip. Los blanquiverdes parecían seguir en el partido, pero nada más lejos de la realidad. A su falta de tenencia de esférico y de precisión en la salida, se sumó otro obsequio al rival. En el minuto 22, un saque de esquina tuvo como desenlace un tanto olímpico. El golpeo cerrado de Óscar Plano fue bueno, pero también ayudó la falta de contundencia visitante a la hora de defender. Ni Jona ni Caro cortaron en el primer palo y Kieszek, sin esperarlo, vio cómo el 2-0 subía al marcador.

El segundo gol pucelano acabó por deprimir al Córdoba, que a la media hora respiró con alivio después de que un gran zurdazo de Salvador se marchara fuera por muy poco. La contestación era muy débil por parte de los blanquiverdes, con un tiro manso de Javi Galán que blocó sin problemas Masip. Lo peor había de llegar para los de Luis Miguel Carrión. Una mala salida sirvió para que el Valladolid robara en la medular y un magnífico pase en largo de Luismi que posibilitó a Mata encarar a Kieszek. El punta ganó bien la salida del polaco y estableció un doloroso 3-0 para los califales antes del descanso. De nuevo Galán procuró recortar diferencias en un remate que se escapó por encima de la portería. El primer tiempo fue una especie de daga para el conjunto cordobesista, que, por otro lado, registró una nula circulación del esférico siempre que lo tenía. Y era poco tiempo.

Tras el paso por vestuarios, con Carrión más fuera que dentro, el Córdoba saltó con un doble cambio. Javi Lara y Jovanovic entraron por Josema y Alfaro. Había que ir al todo por el todo. La declaración de intenciones no tuvo un efecto veloz. De hecho, fue el Valladolid el que pudo volver a golpear en el 47. Sin querer, después de un corte de Caro en el interior del área, Salvador estuvo a punto de hacer el 4-0. El balón golpeó en el atacante y se marchó por línea de fondo por unos escasos centímetros. Fue en el 51 cuando el conjunto blanquiverde consiguió sacudirse y marcar. El incorporado Jovanovic realizó una buena colada por banda izquierda y sirvió al interior del área, donde apareció Sergi Guardiola para rematar a placer. Entonces los de Luis Miguel Carrión parecieron dar un paso adelante y al cuadro pucelano le empezaron a pasar factura, sólo levemente, los nervios. Pero la reacción visitante no fue a más y los de Luis César pudieron mantener el tipo.

Los problemas regresaron claramente para el Córdoba cuando Edu Ramos vio la roja. En realidad, esa cartulina llegó tras una rigurosa segunda amarilla tras derribar a Antoñito. Corría el minuto 67, y la acción supuso una gran ocasión para el Valladolid. Óscar Plano completó un buen lanzamiento de falta que detuvo Kieszek en dos tiempos. La escuadra pucelana se reactivó y en una jugada entre el propio Antoñito y Gianniotas rozó el cuarto tanto. Ése subió al tanteador tras una internada de Mata, que pasó atrás para la entrada de Luismi. Su disparo fue una puñalada más para el equipo de Luis Miguel Carrión. Definitivamente, los blanquiverdes estaban tocados y hundidos, realidad que intentó aprovechar el cuadro castellano leonés. Gianniotas pudo hacer el 5-1 de no ser por Kieszek. Desde ese momento al final del encuentro, todo fue insistencia local para incrementar el dolor andaluz. Por lo menos, no logró ese cometido y la sangría de dianas terminó con ese 4-1.

FICHA TÉCNICA

REAL VALLADOLID, 4: Masip, Antoñito, Kiko Olivas, Deivid, Ángel, Luismi (Cotán, 76´), Borja, Hervías (Gianniotas, 60´), Salvador (Toni Villa, 70´), Óscar Plano y Mata.

CÓRDOBA CF, 1: Kieszek, Caro, João Afonso, Josema (Javi Lara, 45´), Pinillos, Alfaro (Jovanovic, 45´), Aguza, Edu Ramos, Javi Galán, Jona (Jaime Romero, 63´) y Sergi Guardiola.

ÁRBITRO: Ocón Arráiz (Comité Riojano). Expulsó por doble amonestación al blanquiverde Edu Ramos (67´). Mostró cartulina amarilla al blanquivioleta Ángel y al blanquiverde Aguza.

GOLES: 1-0 (13´) Salvador. 2-0 (22´) Óscar Plano. 3-0 (35´) Mata. 3-1 (51´) Sergi Guardiola. 4-1 (71´) Luismi.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la séptima jornada del campeonato de Liga 1|2|3, disputado en el Estadio Municipal José Zorrilla ante 8.613 espectadores.

Etiquetas
Publicado el
30 de septiembre de 2017 - 20:35 h
stats