La Tercera División para los equipos cordobeses, con visos de mejora para 2021

Lance del derbi entre el Córdoba B y el Salerm Puente Genil | JUAN HUERTAS

La cuarta categoría del fútbol español sonríe, en casi todos sus componentes, a los equipos cordobeses que militan en el Grupo X-A. CD Pozoblanco, Córdoba B, Ciudad de Lucena y Salerm Puente Genil llegan a las fiestas navideñas con diferentes sensaciones unos de otros. Mientras algunos equipos mantienen una dinámica como para seguir aspirando a entrar en la siguiente fase e ir acumulando un botín de puntos notable, otros los miran con recelo desde una posición más baja en la clasificación, atisbando el mercado de invierno cual viajante que espera con ansia desde el andén a su próximo tren.

Los que menos ansia tienen para esperar a ese tren son el Ciudad de Lucena y el Salerm Puente Genil. Los lucentinos, tras vencer precisamente a los pontanos en el último encuentro liguero del año (0-1), son los flamantes líderes del décimo grupo de Tercera División, mostrando una firmeza implacable a la hora de afrontar los partidos. La dirección de los hermanos Carrasco, el buen momento de forma de hombres como Pablo Gallardo o Juan Delgado y el tropiezo de sus rivales ha hecho que los celestes no vean rival más arriba de sus cabezas. Desde que perdieran el pasado 25 de octubre ante el San Roque de Lepe, actuales segundos clasificados, no conocen las mieles amargas de la derrota.

Tras aquella aciaga segunda jornada, cinco victorias más dos empates han sido el bagaje de un Lucena que, tras quedarse a las puertas del ascenso a 2ªB la pasada campaña en la final ante el Betis Deportivo, ha decidido volver a por lo que cree que le pertenece y a donde quiere volver. En cuanto a los rojinegros, perdieron su posibilidad de acariciar el liderato en el último derbi de la provincia, aunque el ambicioso proyecto de Diego Caro, que se cayó en la segunda vuelta cuando eran primeros de grupo, vuelve a las andadas en busca del resarcimiento tras la concatenación de tropiezos en el último tramo liguero de la 19/20. Perseguirá, en el siguiente período liguero, al San Roque de Lepe, al que tiene a tres puntos de distancia, y al mencionado Ciudad de Lucena, cabeza de la tabla con 20 puntos.

En cuanto al grupo de cola de equipos cordobeses, hay que diferenciar los casos de Pozoblanco y Córdoba B. El cuadro pedrocheño, tras la llegada de Emilio Fajardo al banquillo provocada por la marcha de Javi Moreno al SD Ejea de 2ªB, acumula once puntos hasta el momento y presenta un leve pero positivo cambio de dinámica tras la permuta en los banquillos. El de Benidorm, desde que fuera anunciado el pasado 11 de noviembre, solo ha recibido una derrota en su trayectoria como entrenador del Pozoblanco -un 0-1 en casa ante el Gerena-, a lo que se suman tres victorias y cuatro empates para ponerse a tan solo dos puntos de Gerena y Castilleja, que ya lo miran por el retrovisor. En un año en el que, previsiblemente, puedan salir de la zona de peligro con holgura, el Pozoblanco encara con otros aires el 2021 tras el triunfo sorprendente ante el San Roque de Lepe en el Municipal de Pozoblanco (1-0).

Por su parte, el Córdoba B es el que afronta el cambio de año con más dificultades que sus paisanos. A pesar de que solo está a tres puntos del Pozoblanco, lo cierto es que al filial blanquiverde le ha sucedido de todo pero, principalmente, las bajas por promociones al primer equipo. Alberto Del Moral y Luismi Redondo, salvo casos excepcionales, han sido fijos en las convocatorias tanto de Juan Sabas como de Germán Crespo, cuyo plantilla adolece de una falta de gol clamorosa. Sin Redondo, el equipo no carbura arriba. Tanto es así que desde la dirección deportiva del club se han puesto manos a la obra para solucionar la poca capacidad ofensiva del segundo plantel cordobesista si el ex del Ciudad de Lucena no participa desde el once inicial. Con solo un triunfo en su casillero -el que consiguieron en El Arcángel ante La Palma- y con una dolorosa derrota ante un Coria colista en la última fecha del año, de nuevo se le presenta al Córdoba B una problema clasificatorio, con las llamas del infierno crepitando y con las dudas floreciendo de cara al inicio de la nueva década. Casos dispares para los equipos cordobeses de una Tercera División que puede dar y quitar en el corto tramo de liga que queda por delante en 2021.

Etiquetas
stats