Tacita a tacita...

Ha encontrado su línea y no parece dispuesto a salirse del buen raíl. El Córdoba, enrachado en la Liga, trasplantó su inspiración a la Copa y el Cádiz fue su víctima. A Oltra le salió la jugada y el cordobesismo celebra ahora el éxito de haber despachado a un rival andaluz en un escenario siempre especial como el Carranza. El Cádiz no pudo con los blanquiverdes, que manejaron mejor la situación y lograron estimularse pese a que en las horas previas al duelo todos hablaban de un episodio menor, casi engorroso. Los amarillos dirán que se han quitado un peso de encima y que lo suyo es la Liga. El Córdoba no se ve forzado a abrazar ese tópico discurso: estará en el sorteo de la cuarta ronda y su adversario será de Primera División. Los recuerdos de las hazañas de la Copa revolotearon sobre el grupo de enfervorizados hinchas que festejaron allí mismo, en la casa del vecino, la fiesta de la clasificación. El Córdoba llevaba tres ediciones siendo echado del torneo nada más entrar. Esta vez fue distinto.

Álvaro Cervera revolucionó al Cádiz casi por completo. También lo hizo Oltra, que no tiene tantos ingredientes como el técnico gaditano para recomponer el once pero que hizo sus reformas: entraron dos del filial en la defensa -el central Pablo Vázquez y el lateral Javi Galán-, regresó después de su lesión el veterano Pedro Ríos y hubo examen para dos fichajes, el marroquí Bergdich y el italiano Piovaccari, que en la Liga tienen que ir conformándose con migajas. El resultado de este alboroto en las formaciones habituales dio como resultado un duelo a veces alocado, con muchas imprecisiones y divertido para el espectador. Los desajustes generaban llegadas, que no ocasiones, porque en ninguna de las defensas se anduvieron con contemplaciones a la hora de sacar la pelota.

El Cádiz empezó cargando el juego por la banda de Nico Hidalgo, que se mostró hiperactivo y le hizo pasar varios malos ratos a Javi Galán, que debutaba en el primer equipo en partido oficial y lo hacía en una posición nueva. El joven que llegó hace año y medio al club con el apelativo de Rooney y un notable bagaje como interior zurdo en el Mérida es, a día de hoy, un proyecto de lateral blanquiverde. Los amarillos le pusieron brío, pero los de Oltra aguantaron el tirón hasta que se pusieron en su sitio y comenzaron a dar sustos. Juli resultó en este aspecto particularmente incordiante para los locales. El extremo de Alcoy lo intentó siempre y casi nunca le salió mal. A los doce minutos protagonizó una incursión que terminó con el balón despejado a córner. Fue una advertencia. En el minuto 27 inauguró el marcador con una acción de mérito.  Agarró el balón y se fue directo hacia la meta local con Servando dándole collejas y Jesús Fernández interponiéndose a la desesperada. Aguantó los empellones del defensa y dribló al portero para marcar a puerta vacía y desatar el delirio en la zona del estadio que ocupaban los seguidores cordobesistas.

Hubo réplica cadista. Aitor lanzó un trallazo esquinado que Pawel, seguro y bien colocado, despejó a córner. El polaco, sin embargo, apenas pudo hacer otra cosa que observar el duro lanzamiento de Aitor un minuto después en el 1-1. El delantero conectó un zapatazo inapelable después de recibir un servicio de Nico Galán, que había superado a Javi Galán en la banda. El partido, por entonces, había entrado en una espiral descocada. El hecho de ser una competición “secundaria”, según la calificaron tanto Cervera como Oltra, pudo provocar una liberación en los futbolistas, que se atrevieron con casi todo. Hubo espacio para los solistas y amigos del fútbol de autor, que trataron de inventarse sus cositas. Al Córdoba le salió una pieza maestra en el minuto 40. En tres toques noqueó al Cádiz. Bergdich la sacó a la banda para que la cogiera Juli, el de Alcoy progresó con velocidad y puso un centro perfecto al área para que Piovaccari marcara de cabeza con un gesto impecable. El 1-2 enrabietó a los amarillos, que tuvieron una doble ocasión antes del intermedio. Pawel despejó un disparo con intención de Dani Güiza y en la acción siguiente tiró fuera el extremo Nico Hidalgo.

Tras el intermedio salió muy fogoso el Cádiz. Kieszek le sacó la pelota de los pies a Güiza, que estuvo torpe para definir un magnífico pase de Abel. Los blanquiverdes se repusieron y actuaron de modo inteligente. Con el marcador en ventaja, buscaron las contras para romper el partido. Estuvo a punto de lograrlo Piovaccari en el minuto 54, pero el tiro del italiano salió fuera tras un pase interior de Bergdich. El pleito se calentó. Entre protestas y malas caras, Cervera hizo un doble cambio para buscar otro aire en un Cádiz ofuscado. Metió a Santamaría y también hizo debutar a Gastón del Castillo, un chico de 19 años que tiene muchos focos encima porque es hermano -no puede negarlo: físicamente es un clon- de Sergio Kun Agüero. Oltra respondió con otra doble sustitución: ingresaron en el verde Carlos Caballero y Rodri en sustitución de Juli y Piovaccari, los goleadores.

Entre el cansancio acumulado, el jaleo del público y la sensación de urgencia que provoca el sistema de Copa en el que solo puede quedar uno, Cádiz y Córdoba se enfrascaron en una pelea cuerpo a cuerpo en el último cuarto de hora. Con todos los cambios ya hechos, los amarillos se tiraron hacia arriba con todo. El hermano del Kun tenía muchas ganas de brillar y se le notaron. Oltra reforzó la trinchera con José Antonio Caro, que suplió a un extenuado Pedro Ríos, y el Córdoba se dispuso a defender lo que se había ganado. Lo logró. El Cádiz terminó sometido a un Córdoba que manejó el partido de mejor manera y estará en el bombo de los dieciseisavos esperando a un rival de Primera.

FICHA TÉCNICA

CÁDIZ CF, 1: Jesús Fernández, Juanjo, Migue, Servando, Luis Ruiz, Nico Hidalgo, José Mari (Abdullah, 69'), Mantecón (Santamaría, 60'), Aitor García (Gastón de Castillo, 60'), Abel Gómez y Dani Güiza.

CÓRDOBA CF, 2: Pawel, Antoñito, Bijimine, Pablo Vázquez, Javi Galán, Bergdich, Juli (Carlos Caballero, 64'), Edu Ramos, Pedro Ríos (Caro, 75'), Borja Domínguez y Piovaccari (Rodri, 64').

ÁRBITRO: De la Fuente Ramos (Castellano Leonés). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales José Mari y Abel Gómez y al visitante Bergdich.

GOLES:  0-1 (27') Juli. 1-1 (34') Aitor. 1-2 (40') Piovaccari.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la tercera ronda de Copa de Rey, disputado en el Estadio Ramón de Carranza ante unos 12.000 espectadores, con presencia de seguidores blanquiverdes.

Etiquetas
stats