La Segunda B, siempre abierta a transformación

Jesús Álvaro, en el duelo con el Cartagena en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Va a crecer el número de equipos. Un hecho éste que va a suponer el aumento de los grupos. Se va a dividir la competición en fases, con subgrupos. Y por si fuera poco, va a producirse un cambio tal que significa la aparición de otra división. Ésta es la nueva realidad que aguarda una categoría siempre abierta a la transformación y que conoce muy bien el Córdoba. El conjunto blanquiverde, de hecho, suma experiencias en todos los formatos hasta ahora desarrollados. También va a hacerlo la temporada próxima del ideado por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tras el abrupto cierre de la campaña con motivo de la pandemia de Covid-19. La situación es tan compleja que el organismo presidido por Luis Rubiales opta, como ya se sabe, por una modificación más, la enésima, del tercer escalón del fútbol patrio.

De 80 competidores va a pasar al centenar, de cuatro grupos a cinco, con cada uno de ellos dividido en dos, y una temporada después llega otra categoría. El curso 2021-22 ha de ser el del alumbramiento de la Segunda B Pro, una división intermedia entre la Segunda y la Segunda B. Curiosamente el campeonato en que milita actualmente el Córdoba fue creado en su momento como eso, como un terreno a medio camino entre la liga de plata y la Tercera. Fue en 1977 cuando la RFEF reordenó el fútbol español e introdujo un nuevo curso regular. La campaña 1977-78 éste tuvo dos grupos y cerraba con el ascenso del campeón y subcampeón de cada uno. En su inauguración los que lograron dar el salto fueron el Racing de Ferrol, el Castilla, el Almería -como la extinta Agrupación Deportiva- y el Algeciras.

Fue una temporada después cuando el Córdoba vivió su primera experiencia en una categoría que con los años se convirtió en su hábitat natural. Compitió en el Grupo II y estuvo al borde del descenso: finalizó decimoséptimo, sólo un punto por encima del descenso. Entonces perdían el rol de bronce tres equipos -seis en total-. Ya el curso 1985-86 asistieron los aficionados españoles a la primera gran reconstrucción de una división que no había alcanzado siquiera la década de historia. Entonces fueron hasta 26 los conjuntos que cayeron a Tercera -13 por grupo- y sólo dos -los campeones- los que escalaron hasta Segunda. Apenas 12 sobrevivieron sin cambios. De esta forma se dio lugar a un campeonato con liga única, un formato del que también supo de manera directa el cuadro califal.

Así, la campaña 1986-87 contó con una competición homogénea en el caso que ocupa estas líneas. Pero fue una circunstancia pasajera. Cuatro ascensos se otorgaron esta vez, que fueron para el Tenerife, el Lleida, el Granada y el Real Burgos; mientras, sólo un descenso se produjo, fue el del Mallorca Atlético. El Córdoba concluyó noveno y quedó abocado a continuar en una Segunda B que de nuevo varió su formato con el nacimiento de los cuatro grupos de cara al curso 1987-88. La primera experiencia en este sentido acabó con el salto directo a Segunda -sin promoción de por medio- de los campeones y la caída a Tercera de los cuatro últimos -más el peor decimosexto-. No había criterio geográfico, lo que ocasionó que, por ejemplo, el Linense o el Ronda se midieran en el Grupo IV a clubes como el Villarreal o el Albacete.

El cuadro califal formó parte esa campaña de un Grupo III en el que se mantuvo unos años más, hasta otra reorganización, con rivales como el Salamanca, el Badajoz, el Getafe o el Maspalomas. Fue la temporada 1990-91 en la que se estableció el sistema de fase de ascenso para los cuatro primeros clasificados de los distintos grupos y la siguiente cuando se conformaron estos por mayor proximidad entre competidores y de la forma que en la actualidad se conoce, con el Grupo IV visto bajo la denominación de andaluz -por ejemplo-. Por fortuna, las entidades no tuvieron que padecer ninguna otra variación significativa hasta ahora. Aunque sí se dieron en relación a la fase pues hubo tanto liguilla como play off, y éste último tuvo más de un modelo. El Córdoba conoció cada uno de los aspectos de una categoría que, vista la situación hoy por hoy, está definitivamente siempre abierta a transformación.

Etiquetas
stats