El Salesianos y su voleibol de futuro

Lance de un partido del Salesianos la pasada campaña | ÁLEX GALLEGOS

Los deportes minoritarios son las principales víctimas del Covid-19, en el ámbito deportivo en este caso. Los clubes dependen casi exclusivamente de patrocinios de comercios o empresas locales y de subvenciones de organismos gubernamentales, algunas de esas ayudas con más o menos retraso en su recepción. Ese baile de fechas para obtener esas cuantías significa, grosso modo, un tiempo más para seguir sobreviviendo en tiempos de pandemia. En este caso, el CD Salesianos, un club con historia y solera en el voleibol cordobés, ha recibido un duro golpe debido al coronavirus, antes del cual estaban dando un gran rendimiento en sus categorías de base.

Elisa Torronteras (Córdoba, 1993) es la coordinadora de la sección de voleibol en el colegio salesiano y charla con CORDÓPOLIS sobre el pasado, presente y la importancia máxima del futuro del club, encarnado en la cantera, en este caso, masculina. "En Salesianos siempre ha existido un compromiso con el voleibol masculino. El proyecto actual viene impulsado con la antigua coordinación en voleibol de Ricardo Torronteras y Antonio Mialdea dirigiendo el equipo senior masculino y, desde hace cinco años, retomamos un proyecto que cada vez ha crecido más y le hemos dado forma", cuenta Torronteras.

La coordinadora cordobesa quiere más de su CD Salesianos fuera de las fronteras de la provincia cordobesa. Sobre ello, señala que "fue una apuesta importante en la que todos los entrenadores de la sección hemos creído y consideramos importante y todos han sido participes de una alta implicación para sacar cada vez más niños, queremos ser un referente a nivel cordobés y andaluz de nuestro deporte". El horizonte está claro y herramientas no les faltarán gracias al apoyo del colegio de Salesianos de Córdoba, sobre el que Elisa Torronteras señala que "está muy involucrado con el club deportivo y tenemos mucho respaldo por parte de ellos para tomar todas las medidas de seguridad y facilidades. Tenemos la suerte de ser parte del colegio y no un club independiente y eso nos hace poder tener una coordinación muy estrecha para tener todo a punto para el inicio".

La cantera como baza de futuro

"El voleibol es un deporte minoritario y en el masculino, más aún, pero siempre hay niños que quieren jugar, hay que implicarse y darles un lugar para ellos". Así define la encargada de la sección de voleibol masculino salesiano la estrategia que se ha seguido pre-pandemia y la que se seguirá durante la pandemia en septiembre. El club tendrá que lidiar con la seria duda de muchas familias sobre si apuntar a sus hijos a un deporte, con el riesgo de posible contagio que ello conlleva teniendo en cuenta las últimas estadísticas. "Tenemos la incertidumbre frente a la situación, aún no sabemos si las familias continuarán con la formación deportiva de sus hijos o si la situación actual permitirá convivir con el deporte. Tenemos un grupo de coordinación donde estamos trabajando diariamente para asegurar la mayor seguridad posible", explica Elisa Torronteras. Para ello, las subvenciones públicas serán esenciales, según atestigua la coordinadora. La cordobesa de 27 años explica que reciben ayudas por parte de la Junta de Andalucía como equipos federados y siguen a la espera de las ayudas del Imdeco como club deportivo en Córdoba para esta temporada, situación calcada a la de otros entes deportivos de la ciudad.

Sin embargo, aunque el apoyo del colegio de Salesianos había supuesto un cierto colchón, ya había dinero empleado en la adquisición de material deportivo. El golpe ha sido duro para el club pero posible de soportar. Elisa Torronteras manifiesta que "se ha invertido mucho dinero en equipos federados y municipales que han parado sus competiciones en marzo y mucha inversión en material que no se ha podido aprovechar"; sobre lo deportivo, Torronteras agrega que "en todos los deportes supone un parón en el desarrollo de sus equipos y que no ha sido bien recibido por nadie, pero hay que anteponerse a las circunstancias e intentar recuperarnos lo antes posible". Las cosas, claras y el chocolate, espeso.

El nivel del club en todas sus categorías invitaba al optimismo, con una base que apuntaba bien alto, según opina Torronteras. "Este año teníamos equipos en las bases con los que competir en los campeonatos de Andalucía y estábamos muy ilusionados por participar en un campeonato juvenil por primera vez. Queremos ser cada vez más competitivos y es muy importante la apuesta en el trabajo de base", expresa la coordinadora. El equipo senior, en Primera Andaluza, "ha realizado un gran papel de la mano de Juan Ruiz" en "una apuesta importante por parte del club" en su estreno en la categoría. El tiempo dirá y las bases, nunca mejor dicho, ya están asentadas para un futuro más que halagüeño para el CD Salesianos en su sección de voleibol.

Deportes minoritarios antes y después del Covid-19

La esgrima y el "espíritu cansado" de los deportes minoritarios

La inquietud del bádminton ante un futuro incierto

El Kodokan (judo), cuna de campeones en un tiempo complejo

La dura realidad del tenis de mesa

El rugby y el "apretarse el cinturón" en tiempos de pandemia

El hockey ante la necesidad de subsistir

El béisbol, un deporte con historia en Benamejí

El boxeo, ante un asalto decisivo

Etiquetas
Publicado el
30 de agosto de 2020 - 08:10 h