Al reencuentro consigo mismo

Deivid, junto a Razak, celebra un triunfo en El Arcángel. | MADERO CUBERO
El Córdoba, con el refuerzo anímico del triunfo en San Mamés, encara su cita con el Lugo con la intención de convertir de nuevo en un fortín El Arcángel

Hay veces en las que uno pierde la certeza de ser quien presenta el espejo. Se mira y desconoce al que ve. El reflejo del cristal dibuja a un extraño. Entonces, comienza la búsqueda de la propia identidad, del rostro que cree no recordar. Tan sólo lo cree, pues sus facciones son las mismas que antes. Es en ese instante cuando las fuerzas de flaqueza sobresalen para recuperar lo perdido. En ésas se halla el Córdoba, que este domingo elevará el esfuerzo por volver a ser lo que era. El conjunto blanquiverde sale al reencuentro consigo mismo, de su personalidad y de su capacidad. Sabe que será tarea difícil, que no siempre la mirada devuelta es la que se desea tener y que la fortuna, en muchas ocasiones, juega malas pasadas. Por eso nada quiere deja al azar el equipo que dirige José Luis Oltra en su duelo de este domingo (17:00) con el Lugo para sonreír como debe y ansía. Los califales tienen ante sí una nueva oportunidad de vivir el resurgimiento de su carácter como local, ése que le permitió ser el mejor al calor del hogar hasta no hace mucho. De El Arcángel no pueden volar más puntos y para que dicha circunstancia no se dé están preparados.

Los blanquiverdes llegan al choque con el refuerzo anímico que otorga la victoria. En este caso, la que obtuvieran una semana atrás en San Mamés. Y contarán además con el aliento de su afición, que guardará en el cajón -y con llave- las tres decepciones consecutivas que sufriera en los tantos otros últimos partidos jugados en El Arcángel. El coliseo ribereño ha de ser de nuevo un fortín. La primera piedra de la muralla habrá de colocarla el Córdoba ante un Lugo que tratará el asalto con capitán nuevo tras la salida por voluntad propia de Luis Milla y con la aspiración de escalar en la tabla y otear mejor el horizonte. Los gallegos están a cuatro puntos del play off, uno más de cuantos distancian al equipo de José Luis Oltra del ascenso directo. Las espadas, en todo lo alto estarán. Y por si fuera poco, en el recuerdo está el intercambio de golpes que se produjera antes de cerrar el año 2015. La escuadra lucense eliminó de la Copa a los califales y estos respondieron con un triunfo en Liga en su estadio. En aquel partido marcó Pineda, que no estará en esta ocasión.

Pero sí tendrá otras bazas el Córdoba, que se ve a sí mismo capacitado para pelear por el salto directo a la elite, por el regreso de un solo paso a la categoría en la que desea habitar de manera continuada. Más si cabe después del mal sabor de boca del más reciente paso por Primera. Los blanquiverdes contarán con la frescura de Moha, aunque con toda probabilidad éste iniciará el choque en el banquillo. También tendrá a Xisco, si bien tocará esperar para ver si estará presente desde el punto de partida, toda vez que sólo completó los dos entrenamientos finales de la semana. Lo cierto es que el cuadro califal cree haber descubierto la clave de su nueva fortaleza y ésa pasa por un 3-5-2 que ante el Bilbao Athletic funcionó. Oltra dejó la puerta abierta a la opción del regreso al 4-4-2, pero el dibujo en la pizarra podría no variar. Sea como fuere, los califales tienen claro que en El Arcángel deben recobrar su carácter de cuasi invencibles. Todavía más si el peldaño de la segunda plaza está tan próximo.

Había quien miraba los últimos días al duelo de Copa, que tenía un carácter diferente. Era otra competición y los protagonistas, en el caso del Córdoba al menos, eran otros. Aquello, como el triunfo blanquiverde en el Ángel Carro, es agua pasada. Ahora llega un Lugo con otro entrenador, José Durán, pero con una misma idea de juego, la cual está definida, aun con cambios, desde tiempos de Setién. Los gallegos vuelven a El Arcángel además con el refuerzo que supone superar a un rival como Osasuna. Sí, el último ogro que apareciera a orillas del Guadalquivir. De aquel partido no debe existir ni el recuerdo tanto en la grada como sobre el césped. No queda otra que volver a reír y apretar los ojos, cerrados estos, para soñar más enérgicamente. Para ello tendrán que tomar también la puerta los fantasmas de los últimos minutos. El objetivo es el mismo. Que lo sea también la marcha para conseguirlo. ¿Habrá reencuentro consigo mismo de los califales? La respuesta, el domingo.

ALINEACIONES PROBABLES

CÓRDOBA: Razak, Stankevicius, Deivid, Héctor Rodas, Abel Moreno, Pedro Ríos, Luso, Eddy Silvestre, Carlos Caballero, Raúl de Tomás y Florin Andone.

LUGO: José Juan, Álvaro Lemos, Carlos Hernández, Dealbert, Manu, Seoane, Iriome, Pita, Campillo, Jonathan Pereira y Pablo Caballero.

ÁRBITRO: Medié Jiménez (Comité Catalán).

CAMPO Y HORA: El Arcángel (17:00).

Etiquetas
stats