Deporte en pandemia: la ‘nueva normalidad’ de los grandes eventos

Gimnastas en el Torneo Ciudad de Córdoba 2020.

Después de 365 días todo parece continuar igual. Al menos en determinados ámbitos o en situaciones concretas. Poco cambia el panorama general pese a los esfuerzos de adaptación a la realidad. Básicamente porque la crisis sanitaria de la Covid-19, que es la razón, persiste y de tal forma se hace necesaria, aún ahora, la máxima prevención posible. Un hecho éste que viene a condicionar también, como es lógico, la actividad deportiva. Sobre todo en lo que se refiere a los grandes eventos, como se denominan habitualmente. Es difícil a día de hoy, tras un año desde que todo empezara de forma oficiosa en España, la nueva normalidad para este tipo de citas de primer orden. Todo, después de un 2020 en que la provincia apenas pudiera albergar competiciones como el Rally Sierra Morena, la Maratón MTB Guzmán el Bueno X o el Córdoba Open del World Padel Tour. Mientras, instituciones y organizadores tratan de salir adelante con la ilusión de retomar el pulso de sus pruebas.

El 15 de marzo del pasado año comenzó realmente el estado de alarma declarado por el Gobierno como respuesta a la propagación del coronavirus. La decisión supuso así el inicio de un período en que la vida se paralizó casi por completo -de pleno más allá de las actividades esenciales-. Sin embargo, el trance arrancó en Córdoba unos días antes. Fue en la capital, concretamente, donde el Ayuntamiento decretó la prohibición de eventos aglutinadores de participantes y público tanto al aire libre como en lugares cerrados hasta finales de mes. Ya entonces se supo que no habría, por ejemplo y a corto plazo, Cronometrada de Las Ermitas. La prueba de motor debía desarrollarse el fin de semana en que desde Moncloa llegó la noticia del confinamiento. Curiosamente, tampoco tiene lugar en esta ocasión pues la Escudería Rallyeros Forever optó por cancelar su tercera edición, que vuelve a postergarse, hace tiempo. Tocaba escuchar el rugido de motores precisamente durante estos días.

También en torno a la medida del Ayuntamiento, aunque las fechas eran posteriores al 31 de marzo, quedaron en suspenso eventos como el Rally Sierra Morena, uno de los más emblemáticos de la provincia, o la Maratón MTB Guzmán el Bueno. En ambos casos se decidieron sendos aplazamientos con el fin de aguardar un momento mejor. Pero éste no terminó de venir y finalmente acabaron por suprimirse las citas, como no dejó de ocurrir a lo largo de todo 2020, aun después de la famosa desescalada y el fin de la primera ola de contagios. Sin ir más lejos, y por citar sólo algunas pruebas, no se celebró en Los Pedroches el Rally Ciudad de Pozoblanco como tampoco la capital fue escenario del regreso del World Padel Tour, que había vuelto en 2019. Así, durante los meses siguientes sólo pudo disfrutarse de puntuales excepciones como el Torneo Nacional Ciudad de Córdoba – Lourdes Mohedano de gimnasia rítmica en base.

Dolorosa fue la cancelación para cualquier club o institución. Probablemente más clara que ninguna otra muestra fue la del Córdoba Balonmano (CBM), que no pudo efectuar en el Palacio Municipal de Deportes la Córdoba Handball Cup. La entidad granate se quedó sin uno de sus principales activos eventuales, así como sin una gran fuente de ingresos, y la ciudad sin una competición de primer nivel, que reúne a muchas de las mejores canteras del balonmano español y de otros lugares durante Semana Santa. Mejor suerte corrieron, nunca mejor dicho, otras actividades de gran escala que no son netamente cordobesas pero sí otorgan protagonismo a la provincia. Fueron la Vuelta de Andalucía Ruta del Sol y la Andalucía Bike Race, que tuvieron la fortuna de estar fijadas apenas unas semanas antes de la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno. Tanto la una como la otra se esperan de nuevo en 2021, si bien no va a ser fácil que se desarrollen.

No hubo tampoco, y no puede olvidarse, Media Maratón de Córdoba. Tanto la capital, directamente, como la provincia sufrieron la ausencia de la más importante de todas sus pruebas atléticas. Desde 1985 nunca dejó de aparecer, cada vez con más fuerza, la cita en el calendario. Puede que sea ahora la que más dudas genere de cara a los meses venideros dada la aglomeración que provoca: sólo en participación son más de 8.000 personas las que se congregan. Lo cierto es que entidades e instituciones tratan de adaptarse a la situación, un poco sobre la marcha y sin perder la incertidumbre, en pos de su nueva normalidad. Previstas, con fechas de celebración, están la mayoría de los grandes eventos, si bien en todos los casos se está a la expectativa de ver si al final son posibles sus retornos o no. Ejemplo de ello, más allá de la cancelación de la Cronometrada de las Ermitas -por hacer referencia a un mencionado-, es el atraso ya de la Andalucía Bike Race. Fijada en un principio entre el 20 y el 25 de abril, la carrera fue aplazada recientemente a mediados de mayo -entre el 17 y el 22-. Toca esperar.

Etiquetas
Publicado el
14 de marzo de 2021 - 05:10 h
stats