Los pescadores de carpas dicen basta

Pescadores deportivos en Córdoba.

El carpfhising ha echado la persiana hasta nuevo aviso. Casi la totalidad de los clubes de pesca deportiva de esta modalidad (20 de los 21 existentes en Córdoba) han decidido realizar un plante en protesta por una situación que entienden injusta. El pasado 10 de abril, los clubes presentaron un escrito -firmado por 300 pescadores deportivos- en el cual comunicaban a la Federación Andaluza de Pesca Deportiva la postura de suspender de forma inminente todas las competiciones de las ligas de Clubes, de cuyas clasificaciones saldrán los representantes de los Provinciales del año que viene y por tanto también para el campeonato de Andalucía y España. Ha dicha iniciativa se han adherido también algunos clubes de Málaga. ¿Cuál es la razón? Los pescadores lo han expuesto en un comunicado de prensa en el que lo dejan claro: "¡Si no podemos pescar por la noche y tenemos que matar, no competimos!".

Según indican en su comunicado, la actual modificación del Catálogo Nacional de Especies Invasoras, en el cual se ha introducido a la Carpa (Cyprinus carpio), ha supuesto un cambio en la legislación de nuestro país. El 17 de junio de 2016 se publicó en el BOE la modificación del Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, y en ella se especifica que si un pescador captura una carpa tiene que matarla y llevar sus restos al contenedor de orgánico más cercano.

"Este hecho, además de absurdo, ya que hablamos de que la carpa lleva en nuestros ecosistemas desde la época romana, supone un verdadero problema para los pescadores deportivos de carpfishing, ya que su reglamento deportivo, el cual es el mismo que el aplicado en la competición europea y mundial, obliga a la suelta de los ejemplares capturados durante la competición, una vez se han pesado y curado", indican en su escrito reivindicativo los miembros del comité de presidentes de clubes cordobeses de esta modalidad de pesca deportiva. "De hecho, la muerte de un ejemplar por no realizar una manipulación correcta puede suponer la descalificación del deportista. Por ello, si en nuestro país tienen que matar las carpas cuando compiten, eso supondría no entrenar y competir de acuerdo al reglamento europeo y mundial, y por tanto ir con una inadecuada preparación a los eventos internacionales, realizando una mala representación de nuestro país", añaden.

"Tenemos que entender que el carpfishing es una modalidad en la que el respeto a la naturaleza está entre sus principios básicos, por ello los peces capturados tienen que ser curados y por supuesto, ni mucho menos asesinados", apunta el documento, en el que aluden a la otra cuestión que ha causado el malestar de los pescadores y su decisión de frenar las competiciones.

"A raíz de esta modificación de la legislación, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha tomado la determinación de prohibir a los pescadores deportivos de carpfishing la pesca durante la noche, lo cual es otro hándicap para ellos, ya que esta modalidad consiste en una pesca selectiva de grandes ciprínidos para lo cual es indispensable realizar la competición durante un mínimo 48 horas de forma consecutiva, ya que estos animales son desconfiados y no pican a cualquier cebo ni en cualquier momento, por lo que hay que preparar el escenario de pesca y ello conlleva mucho tiempo de dedicación", resaltan en su reclamación.

Ante toda esta situación, los clubes deportivos han tomado la determinación de suspender las competiciones para reivindicar el derecho a realizar su deporte en toda su plenitud y así "poder competir y representar a nuestro país en los eventos deportivos de forma digna y en igualdad de condiciones que el resto de competidores internacionales". La Federación Andaluza de Pesca Deportiva ha mostrado su apoyo y por ello están realizando las gestiones necesarias ante la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para encontrar una salida que desbloquee esta conflictiva situación.

Etiquetas
stats