Pablo Alfaro: “Tenemos que transmitir ilusión y ganas de vencer”

Presentación de Pablo Alfaro como técnico del Córdoba | TONI BLANCO

Ilusión y cambios rápidos. Así ha sido la semana de Pablo Alfaro, que, en menos de 24 horas, ha pasado de analizar en televisión los partidos de Sevilla y FC Barcelona en la Champions League a preparar el próximo compromiso del Córdoba CF en Segunda División B. El nuevo primer entrenador del cuadro blanquiverde, que firma para lo que queda de temporada y una renovación automática en caso de ascenso, arribó a las instalaciones de El Arcángel junto a Miguel Valenzuela, el mandamás en la dirección deportiva del club, en su primer día en el vestuario cordobesista.

No es ni mucho menos casualidad que haya estado mucho tiempo en televisión. El don de la comunicación le es innato. De paso, bórrense la imagen de la cabeza que se pueda tener del Pablo Alfaro jugador, aguerrido e intenso en el centro de la zaga. Con aspecto tranquilo y sosegado, atendió a los medios junto a Javier González Calvo y Adrián Romero, consejeros del Córdoba CF. Los contactos de Valenzuela y Juanito fueron esenciales para que el técnico maño haya llegado a “formar parte de una entidad histórica como el Córdoba CF”, según apuntó primeramente Alfaro. Haya resultados o no desde primera hora, Pablo Alfaro ha empezado a hacer sus deberes al analizar al resto de rivales del subgrupo. En cualquier caso, el zaragozano tiene claro que, para conseguir los objetivos, hay que ilusionar al aficionado. “Debemos trasladar la imagen del club al campo. Es un club dinámico, con ambición, que me genera ilusión. Tenemos que transmitir ilusión y ganas de vencer; con la humildad suficiente, con compromiso y con ambición que se demuestra yendo a ganar los domingos”, explicó.

A pesar de que aún no haya querido revelar las bases tácticas del juego que quiere aplicar en el Córdoba, sí que dejó algunas pinceladas de lo que quiere proponer a una plantilla cuya capacitación “está demostrada pero eso no quiere decir que en estos momentos todo el mundo pueda estar al 100%. Ese es mi objetivo. La exigencia, profesionalidad y el compromiso tienen que ser de Primera División y hay que bajarse al barro de la Segunda B”. El objetivo, más que claro: pelear por ascender. En cuanto al juego meramente dicho, Pablo Alfaro quiere que su equipo sea “presionante, quiera ir a por los rivales, busque la victoria y con ritmo de juego. Lo vamos a buscar porque hay cualidades y capacitación para ello con mucho trabajo. Lo inteligente es empaparse de lo bueno hecho e ir dándole matices para mejorar entre todos”, a lo que añadió que hay que “provocar mucho más los errores del rival porque tú eres el que propone. Esa es la intención y la idea. He visto partidos y conozco casi todos los jugadores”.

Esos deberes hechos se llevan haciendo desde el pasado lunes, cuando el técnico maño, según apuntó él mismo, recibió la primera llamada del Córdoba CF para incorporarse al banquillo blanquiverde. Su antecesor, Juan Sabas, fue compañero suyo en su etapa como jugador en el Mérida y el propio Alfaro ha comunicado su intención de hablar con él para analizar el trabajo del equipo. A pesar de los malos resultados, el ex entrenador del Ibiza no cree que todo haya sido malo en el apartado deportivo. “El equipo también tiene cosas muy buenas y eso no puedo tirarlo a la basura. Venimos a sumar y a darle los matices que cada gestor de grupo tenemos”, aseveró. Otra cosa no, pero las tiene claras Pablo Alfaro a su llegada a Córdoba. “Yo vengo a pelear por ascender. No tengo una varita mágica para poder asegurarlo porque, si no, hubiera pedido más dinero y no lo he hecho. Eso se comienza trabajando para ir a ganar a Murcia, Ejido, eliminar al Albacete...”, aclaró el entrenador de Zaragoza. El histórico capitán del Sevilla, además, argumentó que “yo voy a defender este escudo con la misma pasión con la que he defendido todos los que he estado. Intentaré ganarme el respeto de todo el cordobesismo en base al trabajo y a lo que transmitimos. Primero tengo que ofrecer y dar, luego si me toca, recibir”.

Médico de formación, y haciendo un símil con el apartado sanitario, no cree que la situación del Córdoba en el apartado deportivo sea de absoluta urgencia. “Yo no he visto al equipo mal. He visto a los jugadores con ganas. Eso es bueno porque el trabajo anterior se ha hecho bien. No todo es malo”. Como buen médico, además, sabe aprovechar al máximo los recursos de los que dispone, en este caso, del máximo número de jugadores posible sanos y al 100% físicamente para poder dar riqueza a las formaciones tanto iniciales como temporales de cada encuentro. “Me gusta mucho la versatilidad táctica, ser siempre un equipo que tenga variantes, que sea capaz de encontrar soluciones durante el partido. Ojalá sea capaz de tener 18 ó 19 jugadores importantes porque van a tener éxito todos. Repito pocas alineaciones”. Así, y a pesar de la brevedad del calendario, ningún futbolista, por importante que sea, se podrá dar por asentado en los esquemas de Alfaro. Con las tareas hechas, el Murcia es el principal obstáculo para Pablo Alfaro en el banquillo del Córdoba.

Etiquetas
stats