El pabellón de Fátima ya luce techo nuevo

Imagen de la nueva cubierta del pabellón de Fátima | CÓRDOBA BM

Quizá resten defectos por corregir. Es lo más probable, visto el estado de la instalación desde hace tiempo -con varios cambios de gestión de por medio-. Lo cierto es que, al menos, existe una solución al problema principal. Así, el que es uno de los recintos de más solera de la ciudad se encuentra a disposición plena, sin necesidad de prestar la más mínima atención a la meteorología, de sus usuarios. Y entre ellos se encuentran clubes como el Córdoba Balonmano (CBM) o el Apademar -de fútbol sala-. Se trata en este caso de un arreglo no sólo requerido sino obligatorio después de la granizada que padeciera Córdoba a mediados del mes de agosto. Un pedrisco aquel que provocara importantes desperfectos en la techumbre del pabellón de Fátima, que es el escenario del que se habla. Desde este viernes, en teoría, todo está resuelto con una veloz -sólo entre comillas- actuación por parte del Instituto Municipal de Deportes (Imdeco).

La imagen de la tranquilidad para los usuarios de tan emblemático espacio deportivo de la capital la aportó el CBM. El club presidido por Miguel Pardo mostró el jueves su satisfacción por la necesaria reparación a través de redes sociales. “Tenemos nuevo sombrero para nuestra IDM Fátima. Cruzamos los dedos para que no cale y nos dure mucho tiempo”, expresó la entidad. “Agrademos al Imdeco su rápida respuesta”, quiso añadir el conjunto granate en sus perfiles oficiales, de Twitter por ejemplo. No en vano, con la mencionada intervención se ponía punto final a un problema que, de entrada, supuso en primer lugar una sanción para la señera institución de balonmano por su tardía configuración de fecha y horario para el inicio de División de Honor Plata. Así como el traslado al Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre de su primer partido -el que disputa el Cajasur este sábado ante el Trops Málaga-.

El problema, que ya existía con anterioridad si había lluvia con inclinación por viento en otra zona del pabellón, vino después de la tormenta que tuvo lugar en la provincia, y en concreto en la capital, el pasado 15 de agosto. No sólo hubo precipitaciones ese día sino que se produjo una intensa granizada que ocasionó daños de diversa índole en la ciudad. Entre los desperfectos estaba el agujereado del metacrilato que cubre el centro de la pista de la instalación de Fátima. Un hecho éste que mantuvo en vilo a la entidad, sobre todo en relación a su primer equipo -que entrena y juega, en División de Honor Plata ni más ni menos, en el recinto-, ante la posibilidad de agua en no pocas ocasiones. Precisamente esta circunstancia llevó al preparador del conjunto sénior de los granates, Jesús Escribano, a reclamar asistencia del Imdeco en CORDÓPOLIS.

Fue un día después de que el técnico del Cajasur CBM afirmara que continuaban a la espera de que el Instituto Municipal de Deportes reubicase al club cuando el órgano municipal presidido por Manuel Torrejimeno actuó de urgencia. El pasado jueves, hace poco más de una semana, operarios del ente local colocaron una lona de material que hiciera inaccesible el agua en caso de lluvia. Aquella fue una solución provisional al tiempo que el Imdeco, según la versión del organismo, sellaba la licitación de obras de mayor enjundia en el pabellón. Hace sólo un par de días, el quebradero de cabeza de la entidad granate y de los usuarios de la instalación terminó, al menos sobre el papel, tras el tapado de la zona dañada con una techumbre sólida.

Etiquetas
stats