El momento de Piovaccari, el obrero del gol

Piovaccari recibe el abrazo de Caballero | MADERO CUBERO

Su último gol en partido oficial lo hizo hace casi un año y a miles de kilómetros de su hogar actual. Fue en el Pirtek Stadium de Sidney, en noviembre de 2015, cuando defendía la camiseta de los Wanderers en un duelo de la A-League de Australia frente al Wellington Phoenix. Ahora, en Córdoba, trata de hacer lo que se espera de él. Es delantero centro. No hace falta decir mucho más al respecto. En el Ramón de Carranza volvió a celebrar la culminación de su labor en el campo: hizo gol y, además, el tanto fue decisivo a la hora de resolver a favor de su equipo la eliminatoria de Copa del Rey frente al Cádiz. "Lo más importante para nosotros era pasar. Ahora tenemos que esperar que nos toque otro buen equipo para seguir ganando", dijo con modestia en la zona mixta del estadio gaditano.

Federico Piovaccari (Gallarate, Italia, 1984) era un tipo feliz mientras paladeaba esa sensación de haber cumplido. "Es mi trabajo. Cuando me toca hay que estar rápido. Además del gol, para mí lo más importante es dar lo máximo que pueda en el tiempo que esté", indicó el delantero, que hasta el momento no ha disfrutado de un partido completo en el campeonato de Liga. Fue de los últimos en incorporarse en el mercado veraniego. Oltra lo ha sacado cinco veces desde el banquillo y apenas suma 90 minutos en total.  "Tengo que ponérselo difícil al entrenador. Hoy he tenido una buena oportunidad, aparte del gol he hecho un buen partido y me he entendido bien con Juli. Voy teniendo minutos, y eso es lo que me importa", manifestó Piovaccari.

El italiano, que tras pasar por los campeonatos de Italia y Rumanía  jugó en la 14-15 en Primera División con el Éibar -5 goles en 28 partidos-, ha regresado a España para ayudar a un Córdoba que precisamente se despidió de la élite en Ipurúa. Tras su primera titularidad en Copa, la Liga le abre una puerta el próximo domingo. Los blanquiverdes reciben en El Arcángel al Sevilla Atlético y no podrán contar con su máximo goleador y nueve de referencia, Rodri, que cumplirá sanción de un partido. El soriano, formado en la cantera de Nervión, no se reencontrará con su exequipo. A Pio le puede tocar el papel de suplirle. Después del gol en Cádiz, su estado de ánimo se ha disparado. "Cuando tenga una oportunidad tengo que aprovecharla. Para un delantero la medicina más importante es el gol. Metiendo este gol me he quitado un peso. El domingo es una ocasión más importante", apuntó ante los periodistas. Piovaccari, el obrero del gol, está preparado para la faena.

Etiquetas
stats