Miguel Ángel Luque: “Esta temporada debería haber quedado desierta”

.

El baloncesto cordobés echó el cierre definitivo a la temporada tras la decisión de la FAB de cancelar el curso definiendo los ascensos por clasificación, dejando sin opciones a todos los representantes califales, pese a que había dos -uno femenino y otro masculino- que aún contaban con serias opciones de pelear por el ascenso a una categoría superior. Y uno de esos era el Maristas, que de nuevo ha visto apagarse el sueño de alcanzar la Liga Femenina 2, una hazaña que lleva ya varios años intentando. El cuadro colegial ocupaba la cuarta posición del Grupo A de la Liga Nacional N1 en el momento de su suspensión a causa del Covid-19, teniendo los mismos puntos que el segundo y el tercer clasificado, aunque a siete de distancia del líder. Es por ello que su técnico, Miguel Ángel Luque, felicita al CAB Estepona, equipo que ha logrado el billete de la promoción, aunque afirma a CORDÓPOLIS que la decisión de la FAB "por un lado me parece legal y muy respetable, pero por otro no la comparto", puesto que "comenzamos con unas bases de competición y hemos acabado con otras bien distintas. En mi opinión, esta temporada debería haber quedado desierta, pero con los criterios establecidos se ha premiado a los proyectos más poderosos, primando mayormente el tema económico".

Por su parte, en lo que respecta a la propia valoración de la plantilla, el preparador destaca que los "tres cuartos de temporada que hemos podido disputar, a nivel técnico, hemos tenido muy buenos momentos", pues, "más allá de los resultados, hemos notado una buena progresión de las jugadoras, el grupo ha ido creciendo de menos a más ganando en calidad, confianza y dureza mental y saliendo el equipo muy reforzado de las diversas situaciones adversas". Asimismo, recalca la "gran aportación que han realizado las júnior", recordando que "somos un club con un gran nombre en Andalucía en formación, y este año se ha constatado con varias chicas que han estado subiendo al primer equipo, tanto en entrenamientos como en partidos aportando grandes dosis de frescura, ganas, intensidad e ilusión y jugando minutos de calidad". Eso sí, "a nivel de resultados hemos salido perjudicadas, ya que nuestro final de temporada, el calendario, nos brindaba la oportunidad de sumar muchas victorias por la mayor fragilidad de los rivales a los que nos enfrentábamos, con lo que nos hubiese colocado en una buena posición para acceder a la Final Four", puntualiza Luque.

Un técnico que admite que ha pasado la cuarentena "con resignación", puesto que "a cualquier entrenador lo que más le gusta es el trabajo de campo y por el maldito bicho no lo hemos podido realizar". Aún así, "he aprovechado para seguir formándome por la oportunidad que nos da hoy en día internet y autoevaluarme, todo con la intención de seguir mejorando", mientras que "con las chicas hemos estado conectados. Nuestro preparador físico les proporcionó un trabajo a realizar por si la competición se reanudaba y no nos pillase desconectadas, y bueno, con la ilusión de acabar la temporada de la mejor manera posible", explica.

Un desenlace que se ha producido de la forma más inesperada para los intereses del Maristas, lo que deja al club cordobés "en un impasse a la espera de cómo siga evolucionando todo", puesto que, de cara al futuro, "debemos esperar la decisión de nuestro principal patrocinador, Supermercados Deza, que es fundamental para la viabilidad del proyecto, ver la intención de las chicas en cuanto a su compromiso con el club, algo innegociable y, por supuesto, ver si seguiré la temporada que viene al frente del primer equipo". Un avance lento y en el que "cualquier movimiento está más orientado al trabajo de despacho", donde "tenemos plena confianza en nuestro presidente y gran gestor Sebastián del Rey. Es tiempo para planificar en todos los ámbitos, económico, deportivo y humano", apostilla.

Etiquetas
stats