Mendizorroza, la estadística y la ley de la compensación

El último Córdoba-Alavés, en casa, con Ayina en acción. FOTO: MADERO CUBERO
El Córdoba se prepara para reparar los daños causados por el Depor en el campo de un angustiado Alavés, dónde sólo ganó una vez en diez visitas

Hace un lustro que el Córdoba no aparece por allí. No es Mendizorroza un sitio cualquiera en la Liga. El titular de la plaza, el Alavés, se ha ganado entre sus muros una merecida fama. Siempre tiene apoyo popular, hasta cuando las cosas le marchan mal. Si destaca, aquello se convierte en un hervidero. En la coyuntura actual, con la formación vitoriana en puesto de descenso, el asunto está delicado. En sus últimas tres comparecencias ante su afición, el Alavés ha perdido: Eibar (0-2), Jaén (1-2) y hace unos días ante la UD Las Palmas (0-2). Mal asunto.

El Córdoba, después de una primera vuelta con pésimos réditos como visitante, se ha enmendado con un empate en Mallorca (2-2) y un triunfo en Ponferrada (0-1). Una rachita interesante. Después de perder en El Arcángel frente al Depor (0-1), los de Pablo Villa pretenden prolongar su línea como forasteros y compensar los daños sufridos ante el equipo gallego. Tal y como andan las cosas en Segunda, lo más prudente para un candidato al ascenso -y el Córdoba lo es- es dar respuesta rápida cuando recibe un golpe. El Depor se lo dio y el Alavés debe pagar la cuenta. Otro talante sería impropio.

El Córdoba ha ido diez veces a Mendizorroza y sólo ha salido con la sonrisa completa en una ocasión. Fue en la temporada 2007-08, la del retorno a Segunda A después de un bienio en la division de bronce. Con Paco Jémez en el banquillo y un plantel repleto de nombres ilustres, el Córdoba venció por 0-2. De aquellos que ganaron en Vitoria sólo queda uno, el malagueño Juanlu, que acaba de regresar a El Arcángel desde el Kalloni griego hace unos días. Para nostálgicos, el único equipo que ganó a domicilio al Alavés fue: Valle, Dani, Pierini, Pablo, Diego Reyes, Ito (Arthuro), Acciari, Cristián Álvarez, Arteaga (Juanlu), Asen y Javi Moreno (Navarro). Marcaron Asen y Arteaga.

Fue la excepción a una línea de resultados pobres. Mendizorroza es uno de esos recintos que se atragantan al cordobesismo: allí ha encajado siete derrotas, sumando sólo dos empates y el citado triunfo en 2007. Los empates se produjeron en el curso 2004-05 (1-1) y treinta años antes, en la 74-75 (0-0). Por lo demás, sinsabores de todo tipo. En su último desplazamiento, en la temporada 2008-09, cayó por 1-0, mientras que en la 81-82 padeció una severa goleada: 5-1. También sufrió sendos 3-0 en las campañas 82-83 y 76-77. No es mal momento para dar un poco de lustre a esa negra estadística blanquiverde en Vitoria.

Etiquetas
Publicado el
30 de enero de 2014 - 11:18 h
stats