Marc Vito, en un baile extraño

Marc Vito, a la derecha en la imagen, en un entrenamiento con el Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

El suyo es el caso de un sueño pospuesto. Al igual que le sucediera días después a Alberto Quiles, para Marc Vito la opción de pertenecer al primer equipo del Córdoba ha de esperar. Y eso que desde el final de la pasada campaña todo estuviera dispuesto para que el portero fuera parte del conjunto blanquiverde la próxima temporada. Una realidad que cobrara fuerza en verano y que de repente cambiara radicalmente con el equipo ya en marcha. Los problemas físicos de Kieszek hacen que el guardameta vea aplazada su presencia en el vestuario principal de El Arcángel, toda vez que por ese hecho hubiera de salir cedido al Extremadura. Precisamente el cuadro de Almendalejo es el penúltimo rival de los califales, que visitan este sábado (21:00) el Francisco de la Hera con motivo de la décima edición del Trofeo de la Cordialidad. Si el entrenador azulgrana lo entendiera conveniente, puede darse la situación de que el cancerbero se mida a su club, el mismo que vislumbra la campaña venidera como una prueba total para el joven futbolista -con contrato hasta 2020-.

La conclusión de la anterior temporada trajo consigo el anuncio por parte de Carrión de que iba a contar con varios jugadores del filial el curso 2017-18. Entre ellos estaba un Marc Vito que partió, junto con Javi Galán y Esteve, como aspirante en ese sentido a tener ficha del primer conjunto blanquiverde. No en vano, era el elegido para ser el segundo portero de un equipo cuya portería defendió en el inicio de la pretemporada que toca a su final. Sin embargo, todo cambió tras conocerse un nuevo contratiempo para Pawel Kieszek. El polaco sufrió molestias añadidas en la lesión de uno de los dedos de una de sus manos y las alarmas saltaron levemente en los despachos de El Arcángel. Tocaba buscar un sustituto de garantías por si el cancerbero no llegaba a tiempo al comienzo del campeonato liguero. Y fue así cómo se gestó el baile extraño bajo palos en la plantilla del Córdoba.

Tras una rápida reacción, la dirección de fútbol de la entidad califal modificó la hoja de ruta en la portería. Primero confirmó la salida de Marc Vito rumbo a Almendralejo, para enrolarse a modo de préstamo en el Extremadura, y después anunció el fichaje de Igor Stefanovic. El serbio ya actúa con la elástica blanquiverde y, vistas sus apariciones primeras, comienza a sembrar la duda sobre el regreso a la meta de Kieszek. Por su parte, el catalán vive el arranque de una etapa que es un auténtico examen según la mirada del Córdoba. El salto al primer equipo de El Arcángel va a depender de lo que haga la próxima temporada en un conjunto como el azulgrana y en una categoría tan exigente como la Segunda B. Por cierto, que en ese baile extraño, la nueva escuadra del joven guardameta abrirá el curso ante el filial del que todavía es su club.

Etiquetas
stats