“Les dije desde el principio que no lo hacían bien”

Abel Gomez, capitán del Córdoba, en un entrenamiento | MADERO CUBERO
Abel admite que será su último partido en el Córdoba y deja una sentencia: “Se le debió dar más valor al bloque del año pasado”

Último partido en El Arcángel, con el equipo descendido y un ambiente enrarecido, salpicado por los incidentes con los hinchas del pasado lunes en el inapropiado entrenamiento a puerta abierta en la Ciudad Deportiva. Un momento duro. Una circunstancia ideal para enviar a lidiar con los periodistas al capitán del equipo, Abel Gómez, que fue fiel a su estilo hasta el final. Porque éste es su final como futbolista del Córdoba. “Es muy posible, o casi con total seguridad, que éste sea mi último partido y que ésta sea mi última rueda de prensa y... bueno. Es cierto que me hubiera gustado que todo fuera de otra manera, poder despedirme de otro modo, pero ésta es la situación”, dijo el sevillano, que vive su tercer descenso de Primera. Lo hizo antes con el Murcia y el Xerez, pero éste lo ha sentido de un modo especial. Tiene 33 años y aunque aseguró que quiere seguir en activo -“me queda cuerda para rato”, expuso-, sabe que sus horas de vuelo futbolístico están contadas. “Siempre me voy a quedar con los momentos que he vivido en estos tres años, momentos increíbles que no olvidaré nunca. También los ha habido difíciles y hay que aprender de ellos. Este año, a pesar de que todo ha ido mal, se aprende mucho. Con eso me quedo”, ha declarado con un toque nostálgico. Su adiós no será el ideal, pero qué se le va a hacer.

El domingo llega el Rayo. Se jugará el partido, como se prevía, porque la huelga ha quedado desconvocada. La LFP quiere su dinero y los jugadores sus vacaciones. Abel, representante del Córdoba en las reuniones con el sindicato AFE, resaltó que “desde algunos sitios se ha querido dar a entender que los futbolistas pedían cosas que no eran las reales”, pero la cuestión es que el calendario no se detiene. Habrá que jugar y afrontar un partido complejo desde todos los puntos de vista. Lo que suceda en El Arcángel es imprevisible. “Son situaciones complicadas, difíciles. Somos profesionales y después de llevar toda la segunda vuelta sin ganar tenemos que salir a por la victoria. Hay que terminar de la mejor manera posible. Creo que eso es lo que cada uno tiene que tener en la cabeza”, ha dicho Abel.

El centrocampista sevillano vivió en directo el agrio momento en el que un grupo de hinchas trató de impedir la salida del bus del Córdoba el pasado lunes en la Ciudad Deportiva. Querían hablar con los futbolistas, pero nadie bajó. Luego, Abel se mostró conciliador a través de su cuenta de Twitter y tendió la mano. “Lo que pasa es que se malinterpretan muchas cosas. En el momento en el que nos montamos en el autobús yo estoy en la parte de atrás siempre. Estábamos hablando varios compañeros. Julio (Cruz, el delegado) parece ser que subió al autobús, cosa que desde atrás no nos dimos cuenta y ése fue el malentendido. No nos dimos cuenta. En ese aspecto, no tengo ningún problema en hablar con nadie ni nada que ocultar”, ha declarado hoy ante los periodistas. De cualquier modo, reflexionó sobre la respuesta que se podía dar en la situación de tensión que se generó en la instalación del Camino Carbonell. “Un capitán está para muchas cosas, pero no sé si en esas circunstancias debe de salir o no. Todos sabemos el ambiente que había, los problemas que hay... Hay que evitar que hubiera más problemas. Cada uno está en su derecho de manifestar lo que está sintiendo, pero nosotros no debemos de entrar. A pesar de los insultos, dijimos a los compañeros que no entraran. Se podía haber hablado con ellos, pero lo que queremos es que no haya ningún tipo de problema”, indicó.

Sobre el desenlace de la temporada, Abel se mostró claro. “Ha sido una temporada en la que te duelen las cosas por el trabajo y el sacrificio que costó llevar al equipo a Primera y que todo se tire de esta manera. Yo voy a ser claro. Desde el principio, desde la pretemporada, veía que las cosas no se estaban haciendo bien y lo comenté. Aquí sabéis que nunca me escondo para nada. Se lo dije a quien se lo tenía que decir, que había cosas que por la experiencia que yo tenía veía que no se estaban haciendo bien. Al final, el tiempo me ha dado la razón”. El sevillano, en su última comparecencia ante los medios, dejó en el aire una sentencia: “Se le tenía que haber dado más valor al bloque que había el año pasado. Lo pensaba entonces y lo sigo pensando ahora”.

Etiquetas
stats