Javi Lara, ilusiones entre lo ideal y lo real

Javi Lara, en el partido ante el Atlético Sanluqueño | CCF

No llegó para pasar desapercibido. Desde que regresó al Córdoba a principios de 2017, con la etiqueta de de hijo pródigo -además del título de campeón y estrella en la Superliga de la India-, Javi Lara (Montoro, 1986) ha sido uno de los termómetros de la salud del equipo. En este verano de sudores, dudas y problemas, el montoreño ejerce su función del mejor modo posible. En el césped -después de recuperarse plenamente de una lesión que le mantuvo alejado de la competición durante el tramo final del pasado campeonato- y en un vestuario en el que comparte galones con Alfaro, Fernández y Aythami. Lara tiene, como todos, sus ilusiones de futuro. Pero todo pasa por resolver un complicado presente. En plena pretemporada, y con el campeonato de Liga a poco menos de tres semanas vista, Lara aboga por mantener prietas las filas y mirar objetivos inmediatos.

"Ahora mismo lo más importante es trasladar al campo los conceptos que quiere el entrenador; esa es la forma para ir cogiendo mejores sensaciones", dijo el futbolista después del triunfo en El Palmar ante el Atlético Sanluqueño. El Córdoba se impuso por 0-1 con un gol de penalti. Lo firmó él mismo. El valor que le da es el justo, porque los marcadores del verano pueden llevar a engaño. El año pasado, el Córdoba ganó todos sus partidos y luego... ya se vio. Por eso Lara explica que todo es ahora relativo. "Tenemos mucha carga de entrenamientos, estamos cargando la mochila de gasolina y por eso físicamente las sensaciones no son reales", indica el cordobés, que recalca más las cuestiones de filosofía de juego. Ahí "todos lo tienen claro", dice, ya que Francisco les ha dado sus consignas: "Desde primera hora nos ha dicho que vamos a ser un equipo solidario, que va a correr muchísimo, y que tenemos que estar juntos".

El hecho de que no haya llegado ninguna incorporación ha dado como resultado una experiencia de pretemporada de lo más peculiar. Los stages se realizan para que los nuevos jugadores se conozcan y hagan grupo, pero eso ya estaba hecho. Todos han convivido ya y han compartido un episodio de alto voltaje emocional como la histórica permanencia del año pasado. La hermandad está creada. Y eso, a juicio de Javi Lara, se nota. "Todos sabemos lo que tenemos que hacer en el campo. Mientras otros equipos tienen que acoplarse, nosotros tenemos esa ventaja", apunta. El objetivo lo pone en la Liga. "Miramos con ilusión el estreno ante el Numancia", dice Lara, quien piropea a la afición: "No hay más que ver el número de abonados que tenemos, no se puede decir más".

Etiquetas
Publicado el
28 de julio de 2018 - 13:49 h