Hay partido en El Arcángel

Javi Lara, en un entrenamiento del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

A la hora en que se cierran los colegios electorales, el árbitro pitará el inicio de un partido que llega rodeado de un ambiente de lo más raro. El Córdoba ya no se juega nada, si nos atenemos al catecismo del fútbol. Está a una distancia sideral de los puestos de permanencia y no se le atisba reacción. “Llevamos cinco meses más o menos igual”, declaró en las vísperas Rafa Navarro, cuyas arengas en el vestuario siguen construyéndose sobre asuntos como el “egoísmo personal” por “encontrar un buen club el año que viene” para los profesionales que están vistiendo en estos momentos la camiseta blanquiverde. La hinchada tiene otras miras. Muchos se tragan la vergüenza de contemplar una de las peores temporadas de todos los tiempos, quizá la más nefasta y seguramente la más dolorosa si se compara el caudal de ilusión de hace un año y la losa de depresión que aplasta ahora a una entidad a la deriva en todos los aspectos.

El entrenador cordobesista prepara de nuevo cambios en la alineación. Navarro recupera al francés Yann Bodiger, que apunta a la titularidad en la posición de mediocentro, lo que provocaría que Álex Carbonell pasara a ocupar una de las bandas. Así lo desveló el propio técnico en la sala de prensa, aunque esa modificación podría no ser la única de calado en una formación que en la pasada jornada, en Oviedo, dejó pinceladas de un fútbol decente y, sobre todo, una dosis de orgullo que barnizó la gigantesca mancha de un curso fallido.

En el capítulo de bajas, el Córdoba tiene a dos jugadores que han venido siendo piezas importantes en el último tramo de la competición, Jaime Romero y Federico Piovaccari, ambos con problemas musculares. La ausencia del delantero italiano resulta especialmente gravosa para el equipo, puesto que es su máximo goleador en el campeonato liguero con once dianas. Tampoco estará disponible el central Miguel Flaño, que continúa recuperándose de su lesión, mientras que el delantero Carrillo ha entrado finalmente en la lista de convocados tras su paso por la enfermería aunque llega “muy justo”, según indicó el entrenador.

El equipo blanquiverde, que solamente ha ganado uno de sus últimos diez partidos y es colista de LaLiga 1/2/3, se ha marcado el desafío de evitar protagonizar la peor temporada de su historia. Rafa Navarro ha tratado de estimular a sus futbolistas apelando a la profesionalidad y al decoro para así conseguir un nivel de concentración que frene la sangría de goles recibidos -lleva 67 en contra-.

El Real Zaragoza, con cuatro puntos de ventaja sobre el descenso, todo lo que no sea ganar supondrá poner en riesgo la permanencia por lo que el enfrentamiento tiene, una vez más, carácter de final. El equipo de Víctor Fernández sigue adoleciendo de falta de dominio en las áreas. Las estadísticas reflejan a un Real Zaragoza que es el tercer equipo que más remata a puerta pero solo es el duodécimo en la clasificación de goles anotados, lo que implica escasa efectividad en los disparos a puerta, y a esto se une que es el quinto que más encaja (44) y en muchas ocasiones esos goles son producto de graves fallos defensivos.

Para este encuentro, el técnico zaragocista contará con las bajas de larga duración de Grippo y Toquero, además de las de Chechu Dorado, Alberto Benito, Lasure y James. Por contra, recupera al georgiano Giorgi Papunashvili después de una larga lesión y en principio podrá contar con el guardameta titular, Cristian Álvarez, que ha estado entre algodones durante toda la semana si bien Víctor Fernández desplaza a Córdoba tres porteros en previsión de una posible recaída.

ALINEACIONES PROBABLES

CÓRDOBA: Marcos Lavín; Fernández, Chus Herrero, Luis Muñoz, Álex Menéndez; Bodiger, Aguado; Javi Lara, De las Cuevas, Alfaro; y Andrés.

ZARAGOZA: Cristian Álvarez; Delmás, Verdasca, Guitián, Nieto; Eguaras, Zapater o Javi Ros; Soro, Pep Biel, Pombo; y Álvaro Vázquez.

ÁRBITRO: Santiago Varón Aceitón (Comité Balear).

CAMPO Y HORA: El Arcángel, 20:00.

Etiquetas
stats