Hay que hacerlo

Rodri, en el partido de la primera vuelta ante el Mallorca | MADERO CUBERO

Postergarlo más sería un riesgo que a nadie le apetece correr. El Córdoba está viviendo la peor racha como visitante de las últimas décadas. Ha encadenado siete derrotas consecutivas -todas las salidas en 2017- y se ha juramentado para quebrar esa nefasta racha en el Iberostar de Mallorca, donde le aguarda un conjunto en situación crítica. Los bermellones no han ganado en sus últimas cuatro comparecencias caseras y llevan todo el curso enfangados en la clasificación. Fuera de su hogar no han estado tampoco nada finos... pero ganaron en Córdoba (0-2) y ese resultado, que en su momento se pudo interpretar como una anécdota desagradable, cobra ahora su mayor sentido. Los de Carrión necesitan ganar por muchas razones de peso. Durante la semana, el técnico ha trabajado en la búsqueda de fórmulas para dañar a un Mallorca que también anda con la moral quebradiza. Después de vencer al Almería, y con la visita del colista Mirandés en el horizonte, el Córdoba es consciente de que en la isla puede estar la vía de la salvación.

Carrión se ha llevado a Héctor Rodas, que se cayó del equipo en las vísperas del último partido. El central apunta a la titularidad al lado de Deivid, con lo que se recupera el centro de la zaga original de principios del curso. Las lesiones rompieron un dúo llamado a la continuidad. Del primer relevo en caso de baja, Jonathan Bijimine, nunca más se supo. El congoleño, en un año horrible en lo deportivo y personal, se quedó fuera de la expedición una vez más. No ha jugado nada con la blanquiverde desde hace meses. También ha reclutado el técnico a Alberto Quiles, que cubre el puesto de delantero después de la lesión de Federico Piovaccari, al que aún le quedan unas semanas para poder retornar. Lo de hacer un fichaje más -por la lesión de larga duración de Domingo Cisma- se quedó en un amago. Con lo que tiene, el Córdoba puede salir bien parado -o al menos dignamente- de una temporada en general frustrante.

Chocan dos rachas muy feas. La del Córdoba no tiene parangón desde 1984, un año en el que bajó a Tercera. Más cerca está su triste balance en la primera vuelta del curso 2004-05, en el que bajó a Segunda B. No puntuar lejos puede ser letal y los blanquiverdes llevan tiempo luchando por salir de esta espiral diabólica. Los de Sergi Barjuán tienen un récord sonrojante: son el peor equipo de la categoría en 2017. Como es habitual en estos casos, desde el club han realizado un dramático llamamiento a su afición, que no suele llenar -ni siquiera a medias- las gradas del estadio. Para el partido contra el Córdoba han realizado una promoción de entradas para sus abonados, hasta tres para cada uno, y esperan que exista un mejor ambiente. Un arma de doble filo para un Mallorca bajo sospecha, que en caso de caer puede ver la permanencia muy comprometida.

El Mallorca, metido en un embrollo, cuenta con un plantel repleto de nombres de rango. Otro asunto es el equipo. Los cambios continuos de entrenador y los malos resultados han impedido que exista un estilo definido. Dos conocidos por el cordobesismo figuran en la escuadra isleña: el lateral derecho Edu Campabadal -uno de los héroes del ascenso a Primera- y el central cordobés Raíllo, que pasó por la cantera blanquiverde y que fichó por el Mallorca procedente del Espanyol.

ALINEACIONES PROBABLES

MALLORCA: Santamaría, Campabadal, Raíllo, Héctor Yuste, Angeliño, Culio, Juan Domínguez, Zdlejar, Lago Junior, Lekic y Brandon.

CÓRDOBA: Pawel, Caro, Héctor Rodas, Deivid, Bíttolo, Aguza, Edu Ramos, Javi Lara, Pedro Ríos, Javi Galán y Rodri.

ÁRBITRO: Areces Franco (Comité Asturiano).

CAMPO Y HORA: Iberostar Estadi (16:00).

Etiquetas
stats