Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Fútbol femenino
Cordobeses por el mundo
El Hammarby IF de los cordobeses Rafa Roldán y Jesús Mateo, campeón de liga 38 años después

Rafa Roldan, a la izquierda, celebra la consecución del título de liga

Alejandro Jiménez

0

De la manera más agónica, más épica, más concisa y más triunfal posible, dos cordobeses exiliados en Suecia vuelven a tocar el cielo con sus dedos y a proclamarse como campeones de su país. Hace unos meses, CORDÓPOLIS se hacía eco de la presencia de dos preparadores cordobeses, Rafa Roldán y Jesús Mateo, por Estocolmo. Como parte del cuerpo técnico del Hammarby IF, equipo femenino de la capital sueca propiedad del legendario jugador, Zlatan Ibrahimovic, Roldan y Mateo -segundo entrenador- y preparador físico- lograron la gesta de proclamarse como campeones de la Copa de Suecia, alzando el primer título del club tras 28 años de sequía.

“Uno nunca sabe si va a poder jugar otra final”, comentaba Roldán a CORDÓPOLIS allá por el mes de junio, donde la competición sueca aún se encontraba en plena primera vuelta de competición. Los objetivos marcados por aquél entonces eran “acabar en los puestos de Champions League, y darnos la opción en los últimos cinco partidos de poder optar a todo”. Y tanto que se dieron la opción. El Hammarby IF, tras 38 años, tenía la opción de coronarse como campeón de la liga sueca femenina. Como se ha mencionado con anterioridad, todo transcurrió de la manera más agónica, épica, concisa y satisfactoria posible.

Todo se decidiría en el último duelo. El Hammarby IF se veía las caras con el Norrköping F a domicilio. Las jugadoras de Rafa Roldán lograron vencer con cierta tranquilidad a sus rivales, gracias a un doblete de Janogy en la primera media hora de juego que encauzaría el resultado. Con ese 0-2, el partido llegaría a su final, pero la tensión no se disiparía. Más bien al contrario. El Hammarby había hecho su parte del trabajo, pero para coronarse como campeonas de liga, aún había que esperar al resto de resultados. Todo pendía de un hilo y la tensión se apoderaba del estadio.

El desplazamiento por parte de la afición del Hammarby al Norrköping idrottspark había sido bestial. Varios millares de aficionados copaban la grada norte del estadio de Norrköping. Tras el pitido final, todo dependía del resultado del Hacken. Ambos equipos, coliderando la tabla con 59 puntos, debían de ordenarse por la diferencia de goles. Con el 0-2 endosado por el Hammarby al Norrköping F, el Hacken estaba obligado a vencer por cinco goles o más para poner en apuros a las jugadoras comandadas por Rafa Roldán como segundo entrenador.

El Hacken, en su duelo como local ante el Pitea, vencía por 4-0. Un solo gol en los últimos minutos haría que la cuenta se igualase y que el titulo peligrase para el equipo de Estocolmo. Sin embargo, tras unos minutos de infarto, finalmente la alegría se apoderó del equipo verde. El partido el Bravida Arena de Gothenburg, hogar del Hacken, había llegado a su fin con el resultado de 4-0, por lo que el Hammarby IF era campeón de liga 38 años después.

La celebración fue por todo lo alto. La afición invadió el césped del estadio y, junto a jugadoras y cuerpo técnico, celebraron, cantaron y alzaron las banderas. EL hito histórico del Hammarby IF estaba consagrado, y se habían proclamado como campeonas de la Liga Sueca 38 años después, en la misma temporada en la que habían roto un periodo de sequía de 28 años sin un título al alzarse, también, como campeonas de la Copa de Suecia. Todo ello con un gran sabor cordobés en el cuerpo técnico. Tanto Rafa Roldán como Jesús Mateo celebraron también por todo lo alto el triunfo.

“Los objetivos del club son claros, y son hacer una mejor temporada que el año pasado. El club estaba hace tres años en Segunda división, y esta es la tercera temporada seguida que nos encontramos en Primera”, comentaba Rafa Roldán en aquella entrevista concertada el pasado mes de junio. Ahora, su equipo es el mejor equipo femenino de Suecia. Y todo, con sabor cordobés.

Etiquetas
stats