Una amplia reforma ante una temporada de vital importancia. La pasada campaña para el Córdoba Femenino acabó luchando por la permanencia en la Reto Iberdrola cuando el objetivo estaba en pelear, o al menos estar en el grupo cabecero, por ascender a la máxima categoría del fútbol femenino a nivel nacional. Debido al decepcionante nivel de algunas de las piezas clave del primer plantel califa, la dirección deportiva andaluza ha decidido reformar el vestuario con vistas a conseguir las metas propuestas por el club cordobés. Gracias a esto, la plantilla dirigida por Pepe Contreras -técnico que sustituye a Roberto Ramírez- ha comenzado los entrenamientos en la Ciudad Deportiva con numerosas caras nuevas. Tanto es así que nueve futbolistas no siguen vistiendo la elástica blanquiverde, mientras que se han conocido hasta cinco incorporaciones. Todos estos movimientos aún sin ser oficializados por un equipo que seguirá moviéndose en el mercado veraniego durante las próximas fechas.

Vuelta a los entrenamientos con una carga física óptima. Las primeras semanas de la pretemporada siempre suelen ser una primera toma de contacto con el césped y el esférico, además de recuperar el fondo perdido durante las vacaciones. Debido a esto, los clubes más profesionales intentan realizar una preparación que suele durar desde uno a dos meses con el objetivo de llegar con el máximo nivel posible al inicio de la competición regular. Por otro lado, esta etapa de la campaña también se suele usar para probar la calidad del segundo equipo y, para ello, el técnico Pepe Contreras ha contado con Andrea Marín, Lorena Guillén y María Morilla como jugadoras que actuaron durante el anterior curso defendiendo el escudo califa en el filial blanquiverde.

Un duro trabajo en los despachos que aún tiene que ver sus frutos durante la pretemporada. El Córdoba Femenino afronta una campaña regular donde conseguir la permanencia se antoja esencial después de la reestructuración de las categorías punteras de esta disciplina por parte de la Real Federación Española de Fútbol. Gracias a esto, la dirección deportiva está confeccionando un equipo acorde a las exigencias que debe tener el club blanquiverde y desde el primer entrenamiento ya se han incorporado un total de cinco fichajes. De hecho, el técnico Pepe Contreras ha contado con Claudia Roldán, Andrea Roldán, Paula Moreno, Arrate Juste y Laura Blasco, como caras nuevas sobre el césped de la Ciudad Deportiva, mientras que Carmen Gordillo, Celia Fernández, Marta Esojo, Yanire, Encarni, María Lara, María Avilés, Ana Ocón, Cintia Hormigo y Celia Ruano sí sellaron sus respectivas renovaciones.

Por otro lado, el pobre nivel que demostró el cuadro blanquiverde a lo largo de la temporada pasada ha hecho estragos a la hora de ofrecer contratos a gran parte del plantel. Gracias a esto, la dirección deportiva no ha ampliado la vinculación a Hitomi, Aina Torres -ambas en dirección al Santa Teresa-, Schell -incorporada a La Solana-, Scholz -fichada por el SE AEM de Reto Iberdrola-, Korina, Curbelo, Vénica, Natalia Mills -viste la elástica del Alajuelense de Costa Rica-, Lidia Santos -todo apunta a que también se enfundará la camiseta del Santa Teresa- y Belen Potassa -recién incorporada al Tacuense-. Un total de nueve bajas que darán un aire fresco a una plantilla que tendrá que conseguir, como mínimo, la permanencia en una temporada que se antoja muy dura para la mayoría de los equipos que componen la segunda máxima categoría del fútbol femenino.

Etiquetas
Etiquetas
Publicado el
28 de julio de 2021 - 21:55 h