Córdoba Futsal

Otra sonrisa para cerrar la pretemporada

Córdoba Patrimonio - Inter Movistar

Grandes sensaciones para poner fin a la pretemporada. Después de una sobresaliente victoria ante Viña Albali Valdepeñas, otra prueba exigente le quedaba al Córdoba Patrimonio de la Humanidad en la final del I Torneo Nacional Ciudad de Getafe. El Inter Movistar era el último escollo de los blanquiverdes, tanto en el campeonato madrileño como en la propia fase de preparación. Y la resolución fue muy positiva, no sin antes sufrir mucho. Un choque que tuvo dos partes diferenciadas, pues los cordobeses dominaron con claridad en la primera, aunque se deshicieron en la segunda y el duelo acabó resolviéndose en la tanda de penaltis, ahora sí, a favor de los califas.

Cuando este equipo se quita la presión y el talento sale a relucir, demuestra que es capaz de tumbar a cualquiera. Pero todo parte del trabajo en equipo. Y eso se pudo ver de nuevo en un fabuloso arranque de partido ante los interistas. De hecho, apenas transcurrió un minuto y poco cuando llegó la primera gran ocasión del Córdoba Patrimonio, en una jugada de equipo que finalizó Saura, aunque su disparo se estrelló en el larguero de la meta celeste. Una verticalidad que se prolongaría en todo momento, con un plantel cordobés más acertado y que, aprovechando un rechace de la defensa madrileña, consiguió en el 3’ de encuentro filtrar un balón para el pívot murciano que, con un toque muy sutil, logró batir a Deko y hacer el primero para los suyos.

Efervescencia pura fue lo que se vio sobre la cancha del Juan de la Cierva. Solo había un equipo sobre el parqué, o al menos solo uno estaba consiguieron marcar un ritmo intenso. Así, los blanquiverdes estuvieron a punto de hacer el segundo en una excelente acción individual de Perin, pero su golpeo se topó con el cuerpo de Deko. El contragolpe lo emprendió ahora Inter, que resolvió con un disparo raso que detuvo Cristian por bajo, y la contra de la contra llegó de la mano de Jesulito, el cual la cedió para el ala brasileño y ahora éste no falló con un buen disparo ajustado al palo que hacía el 2-0 en apenas cinco minutos.  

Sin duda, una impresionante puesta en escena que seguía sumando oportunidades, pues el tercero lo acarició Osamanmusa con un potente disparo lejano que se fue lamiendo la escuadra, al tiempo que Pulinho también pudo inaugurar su renta goleadora, pero ahora apareció el buen hacer del metal rival. Sea como sea, la verticalidad y la insistencia no cesaban. Se divertían al máximo los de Josan González, muy superiores a su adversario en ritmo, intensidad y ocasiones. Es más, los de Pato trataron de subir líneas, obligados a arriesgar un poco más debido al marcador en contra. Sin embargo, la buena defensa cordobesa impedía una y otra vez que las oportunidades fueran propicias para los madrileños. Y de esos riesgos también surgieron caminos propicios para los califas que, tras una salida en ataque del meta de Inter, supieron armar una contra perfecta conducida por Zequi y rematada bajo palos por Jesús Rodríguez, convirtiendo el 3-0 en la recta final del primer tiempo.

No espelucaban en absoluto los cordobeses. En cada acercamiento había que finalizar jugada y la portería estaba fijada entre ceja y ceja de todos los integrantes del Córdoba Patrimonio. Incluso, habría tiempo para una celebración más antes de emprender el camino a vestuarios, ya que el acierto iba muy de la mano de los de Josan. Así, Lucas Perin se apuntó su doblete un minuto después del tanto del capitán, al batir de nuevo a Deko con una gran definición ajustada al palo. 4-0 al descanso. Solvencia total. Pero había que rematar la faena en otros 20 minutos de máxima intensidad.  

El reinicio fue igualmente eléctrico, ya que apenas tardó unos segundos Perin en coger la bola y emprender una galopada y acertar con un fuerte disparo que se marchó alto. Y poco después, un dos contra uno entre Saura y Miguelín, en el que el pívot quizá pecó un poco de individualismo al resolver por su cuenta y encontrarse con una excelente mano de Jesús Herrero. Pero Inter Movistar, lejos de su mejor versión, también está plagado de talento, y pudo recortar distancias con un balón en largo que remató Pol Pachecho, cuyo golpeo botó justo delante de Fabio, haciendo imposible la parada del arquero. Por el contrario, Jesús Herrero se erigió en héroe de los suyos en la segunda mitad, evitando que la sangría cordobesa fuese aún mayor al detener constantemente los acercamientos de los cordobeses.   

El nuevo paso adelante del Inter Movistar llegó en el ecuador de este segundo tiempo, pues Pato decidió poner en escena el juego de cinco. Tocaban esos minutos de saber sufrir para el Córdoba Patrimonio, que se puso el mono de trabajo atrás. Ese portero-jugador, con tanto tiempo por delante, también ocasiona pérdidas, y los blanquiverdes tuvieron en sus pies el quinto con un error forzado que recogió Perin y golpeó desde su propio campo a puerta vacía. Sin embargo, el disparo raso acabó tocando en el poste.

El tiempo se consumía y la insistencia era cada vez mayor en Inter, queriendo ser más vertical, aunque sin encontrar la vía hacia la portería defendida por Fabio. Drahovsky se topó con el larguero. Temblaba poco a poco la muralla defensiva cordobesista que, en el lado contrario de la cancha, también encontraba la inspiración pues el veterano guardameta había logrado cerrar el grifo ofensivo. Y para más infortunio, Pol Pacheco volvió a ver puerta con un remate a bocajarro que establecía el 4-2 a falta de cinco minutos. Más sufrimiento si cabe. Y es que el asedio ahora había cambiado de bando completamente. Los cordobeses estaban totalmente atrincherados en su campo e Inter generaba a placer, tanto que Eric Martel puso el 4-3 a poco más de un minuto y medio de la resolución.

El Córdoba Patrimonio había perdido completamente el camino a puerta, ya que Zequi pudo sentenciar en otro robo de la zaga blanquiverde, aunque su disparo volvió a marcharse ajustado al palo. Un doloroso desenlace del partido, con polémica incluida, y que terminó encontrando el empate, obra de Raúl Gómez en el último minuto de la contienda. Por tanto, la insistencia madrileña acabó dando sus frutos hasta encontrar las tablas. Así, el vencedor del torneo iba a resolverse en la tanda de penaltis. El recuerdo no auguraba buenas sensaciones para los de Josan, que precisamente cayeron de esta forma en la final de la Copa de Andalucía. Pero hoy querían no repetir ese duro final, y así fue. El Córdoba Patrimonio acabó venciendo en una tanda al mejor de cinco desde la pena máxima y que concluyó con una fabulosa parada de Fabio para coronarse como campeón del I Torneo Nacional Ciudad de Getafe.

Etiquetas
stats