Córdoba Futsal Crónica
Pesadilla en Tudela

Ribera Navarra - Córdoba Patrimonio

La suerte sigue siendo esquiva. Y los problemas se incrementan. Otra caída, más dura si cabe, ya que ésta se produce ante el que llegaba como colista de la categoría. Una absoluta pesadilla ha vivido el Córdoba Patrimonio de la Humanidad en su visita al Ciudad de Tudela, donde fue de más a menos ante Ribera Navarra. No dejó de pelear en ningún momento, aunque, como ya ocurrió en otras ocasiones, la debilidad defensiva le hizo ir deshaciéndose poco a poco en el partido.

Con todo, la emoción fue palpable desde el primer instante. Como cada encuentro, y evidenciando más ganas de ganar que miedo a perder. Una filosofía que puede generar muchas alegrías, aunque también propiciar sustos. Y el primero del choque se lo iban a llevar los locales, ya que el cuadro califa firmó el primer acercamiento, en un gran robo de Ismael que la dejó para Viana y éste impactó un fuerte chut que detuvo bien Marcao. Aviso a navegantes, que se reafirmó poco después, ya que el meta nada pudo hacer en la siguiente acción, en la que Pablo del Moral se revolvió bien desde la frontal y la puso con fuerza pegada al poste para hacer el primero de los blanquiverdes.

El luminoso remaba a favor, pero ahora le tocaba a Ribera Navarra entrar en ritmo, y no tardaron mucho los de Diego Ríos en acercarse a la meta de Fabio con ocasiones peligrosas. Es más, el empate llegaría a los seis minutos, y fruto de una excelente triangulación que remató al segundo palo Gabriel Vasques. Y volver a empezar. Otra vez a recoger el balón de las mallas.

No obstante, no perdieron el norte los de Josan, que siguieron atacando con mucha verticalidad, con contundencia, pero ahora sin acierto. De este modo, Zequi probó fortuna con un disparo raso, aunque más cerca estuvo Osamanmusa de poner de nuevo a los suyos por delante en el ecuador del primer tiempo, aunque su mano a mano con Marcao se marchó alto. Las oportunidades de peligro real seguían sucediéndose en el área local, pues tampoco Saura pudo aprovechar para abrir se cuenta particular en una falta indirecta en la que el golpeo del pívot también salió por encima del travesaño.

En este sentido, los de Josan parecían haberse recompuesto bien del tanto en contra. Pero ahí llegó otro golpe más. Un nuevo síntoma de la debilidad defensiva de los califas, que con muy poco encajan, ya que Ribera consiguió remontar en un contrataque en el que Vasques le ganó la partida a Miguelín y la puso al segundo palo donde Bruno Petry remató desde el suelo. Otro contratiempo. La adversidad volvía a ponerse del lado de los cordobeses.

Pero había que seguir peleando y no tiraron la toalla en ningún momento. Así, Lucas Bolo puso a prueba al arquero con un potente disparo de falta, que fue respondido con una doble oportunidad para los navarros, que en ambos casos se encontraron con la madera de la portería de Fabio. El intercambio de golpes se sucedía sin parar, y el que encontró la fortuna fue Miguelín desde falta directa, pues el veterano ala la puso con maestría en toda la escuadra haciéndoselo imposible al meta del Ribera. Por tanto, con empate a dos se iban a marchar ambos a vestuarios.

El arranque de la segunda mitad trajo un guion similar, pues fueron los cordobeses los que propusieron más de inicio, en concreto, Ismael se sacó un zurdazo que se estrelló en el larguero. Sin embargo, también acumularon errores, uno de ellos en la salida de balón, y el cual acabó con gol de los locales. La historia de siempre. Había de buscar la heroica. Así, los de Josan se lanzaron al ataque con peligrosos acercamientos, pero todos sin fortuna de cara a gol. Eso sí, el que si la tuvo fue Pintinho, en una nueva transición mal replegada de los blanquiverdes, en la que el brasileño puso el 4-2 con un certero remate en el segundo palo.

El técnico pontano puso en escena el portero-jugador a falta de siete minutos. Una vez más, en manos de Migueín, que hizo perfecta la decisión al recortar distancias en el primer ataque con superioridad. Se mantenía el juego de cinco, pero Ribera Navarra supo defender mejor, y contratacar también, ya que Terry prácticamente sentenció el partido a falta dos minutos en una gran acción individual. Y para más infortunio, Macao se vistió de héroe con dos intervenciones completamente milagrosas en los compases finales. Nueva derrota que aleja notablemente al Córdoba Patrimonio del sueño de la Copa. Y por bajo aumenta la presión.

Etiquetas
stats