La cuenta atrás antes de la batalla final

.

Ya queda nada. La ciudad de Lucena está ante uno de los momentos más importantes de todo el año. Después de que el Covid-19 atizara de forma masiva a la sociedad española, los lucentinos se acogen al fútbol como única vía de escape tras unos rebrotes que pueden apuntar hacia un nuevo confinamiento. Y es que el Ciudad de Lucena puede volver a la categoría que se merece este mismo sábado en Marbella, pero no será nada fácil. En frente estará el Betis Deportivo, un equipo plagado de jóvenes verdiblancos con experiencia en Primera División. Esto hace que el camino sea aún más complicado, aunque la semana prepartido será prácticamente igual a las 42 anteriores. La preparación de los hermanos Carrasco marcará el camino e intentarán que sus chicos lleguen de la mejor manera posible a la final disputada en territorio malagueño.

Sin embargo, el rival ya ha demostrado que la mini pretemporada le ha venido de perlas. Tenía un duro enfrentamiento ante el Utrera, uno de los favoritos debido a su experiencia y dureza, pero pronto desvaneció en el partido. A los veinte minutos del pitido inicial, el filial verdiblanco ya ganaba por un contundente 3-0 y dejaba prácticamente sin opciones a la  entidad sevillana. Por su parte, el Ciudad de Lucena tuvo que esforzarse más de la cuenta. Se esperaba un encuentro muy competido ante el Xerez DFC y así fue. El plantel de Josu Uribe se adelantó en el marcador con un tremendo golazo de su lateral, aunque el Ciudad de Lucena despertó e igualó las tornas con un tanto de Pablo Gallardo. Por ello, los chicos de Dimas Carrasco se ven con posibilidades de derrotar a un Betis Deportivo que tiene entre sus filas a jugadores que ya han podido debutar en Primera División.

Así se encara la semana más importante de la historia de la entidad. Unos escalones que está subiendo cada día, dada su breve edad de existencia. El sueño de alcanzar la categoría de bronce se ve cada vez más cerca, y nadie debe descartar al cuadro azulón antes de tiempo. Así las cosas, el Estadio Municipal de Lucena acogerá sesiones diarias de los pupilos de Carrasco, después de que el técnico les diera jornada de descanso este mismo lunes. Una vez superado el primer trago, y con las pilas cargadas, toca poner el reloj de nuevo en marcha para la batalla final.

Y es que no cabe duda que la escuadra azulilla irá a Marbella a por todas, al igual que su adversario. Eso sí, a los cordobeses les puede beneficiar en este caso no llevar colgado el cartel de favoritos. Con las ganas de que los ciudadanos lucentinos estén orgullosos de su equipo de fútbol. Están a 90 minutos de la gloria. Los últimos días de la batalla final.

Etiquetas
stats