El Córdoba, pendiente del efecto dominó

Rafa Berges y Jesús León, en El Arcángel | ÁLEX GALLEGO

Tiene las fichas colocadas sobre la mesa. Dos cayeron ya, pero todavía debe hacerlo alguna más para que el resto caigan una tras otra. Es el denominado efecto dominó, el que provoca una reacción en cadena que aguarda el Córdoba. El club está pendiente de ese movimiento en consecución en lo que se refiere al mercado de invierno, que va a resultar más intenso de lo que a priori se imaginara. De momento, la entidad califal acumula dos salidas y tiene dos entradas -un fichaje y una inscripción- preparadas. La acción en el último plano depende de otras en el primero: tiene otras bajas a punto y, sobre todo, una operación trascendental. Ésta es la del traspaso de Sergi Guardiola, en principio con Álvaro Aguado como añadido, al Valladolid. Precisamente esa venta es el eje de la revolución que pretende llevar a cabo el conjunto blanquiverde para salir de la crisis deportiva que padece desde el inicio de la temporada.

El Córdoba tiene previsto realizar una reforma profunda de su plantilla. El presidente, Jesús León, lo dejó entrever ya el pasado domingo con unas declaraciones en las que, además, se mostró muy crítico con el actual vestuario. “Si no hay refuerzos, vamos al hoyo”, llegó a aseverar. Los fichajes están por llegar, para lo que la entidad califal ya tiene no pocas anotaciones en agenda y al menos un sobre lacrado. En este sentido, el acuerdo es total entre el club y Carrillo, delantero del Cádiz que no cuenta para su entrenador, Álvaro Cervera, y que va a llegar con la carta de libertad. La operación es un hecho a falta de una oficialidad para la que restan un par de detalles. Uno de ellos es que el conjunto blanquiverde libere definitivamente sus derechos federativos. Estos están a punto de ser desbloqueados, con el pago restante al Osasuna por el traspaso de Jaime Romero, gracias a las ventas.

La solución la empezó a aportar LaLiga, que abonó al club navarro 106.000 euros de los 250.000 que le debía el Córdoba por el albaceteño. Pero es la salida de Jovanovic, que ha de certificarse, mediante ingreso por parte del Al-Fateh de Arabia Saudí lo que va a significar una solución para los califales. El traspaso del serbio no es el único, sin embargo, que ha de cerrar -en su totalidad- el club. De hecho, el segundo que es el primero en acordarse resulta mucho más importante. Se trata de la venta de Sergi Guardiola al Valladolid, conjunto que también puede hacerse con los servicios de Álvaro Aguado en la misma operación o en otra conjunta. El acuerdo es total y tiene que firmarse y confirmarse en breve, en teoría en las próximas horas. El movimiento está cifrado por encima de los cinco millones, de los cuales el cuadro blanquiverde va a percibir en enero sólo una parte. Cabe recordar que el Getafe se asegura un millón por la ruptura de la cesión del delantero.

Antes de continuar con el efecto dominó que aguarda el Córdoba, es necesario indicar que Álvaro Aguado va a seguir hasta junio ocurra lo que ocurra. La operación con el Valladolid es el gran salvoconducto del club en este mercado de invierno y el futuro próximo -por aquello del déficit de 4,2 millones con que cerró el curso 2017-18-. Tanto ése como el traspaso de Jovanovic son trascendentales para reforzar al equipo que dirige Curro Torres. Sin embargo, otras acciones resultan esenciales. Éstas son las salidas por otras vías que da o va a dar la entidad califal de sus jugadores. Una es la de Bambock, que fue el primero en abandonar la disciplina blanquiverde mediante la rescisión de contrato. La siguiente en este plano ha de ser la de Aythami, que negocia intensamente su adiós desde el martes para firmar con Las Palmas.

El capítulo de rescisiones, tanto como el traspaso de Jovanovic, va a permitir al club rebajar sustancialmente su masa salarial. Reduce gracias a la liberación de elevadas fichas, hecho que de entrada abre la puerta a otra entrada que no es tanto un fichaje. Se trata de la inscripción de Josema, que va a regresar al conjunto blanquiverde tras su paso por el Sochaux francés. El central es el del gusto de Curro Torres y va a pasar a formar parte del primer plantel. Mientras tanto, el Córdoba también tiene otras bajas estudiadas o pretendidas. Por segura se tiene la de Erik Expósito pese a que en las últimas jornadas ha gozado de minutos. Barajadas son, por ejemplo, la de Valentín y Jaime Romero, en ambos casos con otras disminuciones considerables en materia de fichas. Este miércoles puede desembocar el deseado efecto dominó.

Etiquetas
stats