Cecilio Morales, el rey del gol en el Levante

.

Cecilio Morales Barbado (Montoro, 1992) es uno de esos talentos cordobeses forjados en maratones de barrio. Un inicio de relación con el fútbol sala que comparte con miles de jóvenes que practican la disciplina, con la salvedad de que él se encuentra entre los privilegiados que ha conseguido convertir su afición favorita en una forma de vida. El jugador cordobés ha sabido exprimir a la perfección esa pasión fraguada desde lo más humilde hasta alcanzar la élite de su disciplina. Además, a día de hoy ya puede presumir de que es historia del fútbol sala español. A base de goles, el futbolista se ha hecho un nombre en el panorama estatal, siendo ya una estrella consagrada de la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Su olfato ofensivo ha estado acompañado por un crecimiento constante, hasta el punto de erigirse como el máximo anotador histórico del Levante UD, su actual club.

Chillo, como se le conoce deportivamente, es un claro ejemplo de que con pasión y mucho trabajo se puede alcanzar la meta que se desee. Únicamente hay que proponérselo. Un jugador que, en apenas dos temporadas y media, se ha convertido en un auténtico icono para la afición levantinista, siendo además nombrado para este curso como uno de los tres capitanes del equipo. Un vínculo labrado a raíz de un carácter hiperactivo, y que él ha recompensado con la histórica marca de 50 goles. Una cifra que logró alcanzar tras el doblete obtenido en la contundente victoria de su equipo ante el Naturpellet Segovia (6-2), con la que los levantinos se fueron al parón de selecciones. Se dice pronto, aunque lo cierto es que nadie había conseguido antes alcanzar el medio centenar de dianas en la entidad. “Lo valoro de una manera positiva. Más que 50 goles, quiere decir que estoy asentado en el club y que ambos hemos hecho las cosas bien para crecer como equipo y como jugador”, afirma el futbolista a CORDÓPOLIS, subrayando además la importancia que tiene el club para él. “Son los colores que represento y lo dejo todo dentro y fuera de la pista por hacer mejor a este equipo. Creo que el club y yo estamos bastante vinculados, ya que crecimos de una manera paralela”, puntualiza.

Su éxito es individual, aunque en sus palabras siempre resuena la importancia del trabajo colectivo. Perseverancia, esfuerzo y disciplina. Tres claves que sobresalen como asignaturas principales en su trayectoria deportiva. Y en las que, de momento, acumula una buena nota. Como muchos otros jóvenes, el fútbol sala tardó en llegar a su vida, pues sus inicios estuvieron sobre césped en la cantera del Córdoba CF. El salto al deporte de sala llegaría de la mano del Construcciones Aparicio Montoro FS de su localidad natal, con el que llegó incluso a debutar en el primer equipo. Y fue ahí donde la pasión se adentró en sus venas, pues tras pasar por clubes como el Caldedería Manzano Bujalance y Villa del Río FS, su aterrizaje en la élite sería de la mano del UMA Antequera. Un camino narrado -como todo en la vida- a base de improvisación y sin ningún plan premeditado. De hecho, el propio Cecilio resalta que “mis planes de futuro nunca pasaron por ser jugador profesional de fútbol sala, pero por suerte ahora estoy viviendo lo que un día soñé”.

https://www.youtube.com/watch?v=3zQNrl5r8ys

Un punto de inflexión que llegó en el curso 2014/15, cuando logró el ascenso a Primera con el equipo malagueño. Ese año se hizo definitivamente un nombre en la élite, pues, tras no conseguir la permanencia, el Levante UD llamó a su puerta. Una entidad que ha cambiado definitivamente su vida. Su récord ya ha quedado enmarcado en las páginas doradas del club, pues hace tiempo ya que Cecilio tomó el testigo de los 43 goles de Jordi Lledó en la élite. Así, de los 11 de su primer año de granota pasó a los 22 del pasado curso. Una marca que espera mejorar este año, pues a día de hoy acumula 17 con 9 jornadas por disputarse. Unos dígitos que le sitúan en la pomada de los mejores, al ser el cuarto mejor artillero de la Liga.

Con 26 años, su techo aún parece lejos y su siguiente reto pasa por la Copa de España, que se celebrará entre el 28 de febrero y el 3 de marzo en el Pabellón Fuente de San Luis (Valencia). Un desafío ilusionante al ser la primera vez que el club se clasifica para dicho torneo y, además, jugando en casa. “El objetivo real de todos los equipos que la juegan es ganar, así que el nuestro también. Eso sí, hay equipos más favoritos, pero contamos con el factor afición. Debemos hacerlo superlativo para tener muchas más posibilidades”. Una progresión en cuyo horizonte se cuela, por cuestiones lógicas, la posibilidad de debutar con España. No son pocos sus paisanos que ya lo han hecho (Bebé, Solano, Andresito, Lolo Urbano, Rafa López, Carlos Barrón y Boyis), por lo para él aún queda como cuenta pendiente. Por falta de rendimiento seguro que no será. Eso sí, el jugador tiene las ideas claras. “Para mí, el reto y objetivo es hacer al Levante cada año mejor, y así poder yo ser mejor jugador. Jugar en la selección lo tengo más como un sueño, ya que estar convocado solo depende del seleccionador, y es cierto que tiene un papel muy difícil gracias a la cantidad de jugadores españoles que hay a un nivel óptimo”, reafirma. Un sueño que cada día coge mayor fuerza.

Cecilio se encuentra plenamente centrado en su club, aunque no deja de lado la progresión que está teniendo el fútbol sala en su provincia. El Córdoba CF Futsal está completando un curso excelente con una plantilla exclusivamente local, a la cual conoce a la perfección pues ha sido compañero y rival en multitud de ocasiones. “Cualquiera que siga el fútbol sala cordobés, como yo lo sigo, sabe que solo se le puede tratar de chapó. Un equipo formado 100% por jugadores cordobeses y que en su segunda temporada estén en la zona media alta de la tabla. Creo que era impensable. Por eso hay que darle la enhorabuena a todo el que contribuye en llevar ese escudo y defenderlo de esa manera. Y a la vez animarlos a que sigan así. Si se cree y se quiere, todo se consigue”, destaca. Otro sueño, el de volver a defender los colores de su tierra, ahora en la élite, sobre el que resalta que “todos queremos pasar por el equipo de nuestra tierra. Y si eso es en la élite, lo haríamos con los ojos cerrados. No hay nada más bonito que defender a tu ciudad. Ojalá y algún día suceda”.

Etiquetas
stats