La parcela central, prácticamente intocable

Mario Ortiz, en la visita del Córdoba al Sevilla Atlético.

En una caja de herramientas, prácticamente todo utensilio es útil. Unos se usarán, otros se usarán menos. Entre tornillos, tuercas y juntas que jamás tendrán un uso, que estarán condenadas hasta el final por el ostracismo y el olvido más absoluto, están esas herramientas que siempre están para ti cuando algo pasa en casa. Que te solucionan la papeleta cuando todo parece caerse y derrumbarse. A tenor de la posición que desempeñaba el entrenador del Córdoba, no es de extrañar que los jugadores más usados en el equipo blanquiverde sean jugadores de corte defensivo. 

Tanto con Juan Sabas como con Pablo Alfaro, Mario Ortiz ha sido insustituible en prácticamente en toda la temporada, ya fuera con el parche en el brazo de la Copa del Rey o con la de Segunda B. El mediocentro cántabro ha sido titular en 17 de los 18 compromisos de su equipo durante la campaña. De hecho, sólo perdió su condición en el último encuentro ante el Linares Deportivo (2-1), en el que disputó 34 minutos saliendo desde el banquillo para dar refresco a sus compañeros de posición. En su rol de mediocampista creativo, el santanderino sólo tiene un gol en su haber, el que anotó en la segunda jornada ante el Yeclano, aunque ha dispuesto de escasas ocasiones para transformar. 

El siguiente en la escala de botín de minutos es Mohammed Djetei. El central camerunés, a pesar de su lesión a principios de año, ha sido de la partida en los 14 encuentros que ha jugado, tanto en el torneo copero como en liga. Sobre todo en los dueños aéreos, se ha convertido en pilar sobre el que cimentar una defensa con calidad para demostrar que es de las mejores del grupo. Su principal compañero de fatigas, Bernardo Cruz, estuvo en la banqueta en los dos partidos anteriores al del Linares. Sin embargo, el cariz del encuentro hizo que el cordobés fuera titular y recuperara confianza para ser, hasta la fecha, el cuarto jugador con más minutos de la plantilla. 

El tercero que acumula más tiempo de juego en las piernas es Alberto Del Moral. Nadie lo pidió pero nadie lo quitó. El toledano es dueño y señor de la posición de pivote y nadie ha podido moverlo de ahí. Sólo fue suplente en el debut en liga contra el Lorca Deportiva y, a partir de ahí, sólo sanciones y decisiones técnicas lo apartaron de los terrenos de juego de Segunda División B. Sidoel se marchó cedido al Hércules, Traoré no es el perfil exacto en la demarcación de '5' y sólo Xavi Molina cubriría el parche, aunque con otras características. Del Moral está para un roto y un descosido. Así lo demuestra su presencia en el campo. 

En el último lugar de los futbolistas cordobesistas que acumulan más de 1000 minutos entre las dos competiciones es Manu Farrando. En la posición de lateral derecho, aunque en algún que otro encuentro lo jugó como central, es fijo para Pablo Alfaro por delante de Álex Robles, con poco protagonismo para el técnico maño. El hispano argentino, en el costado diestro, demuestra solidez -y mucha intensidad- defensiva, aunque con escasa aportaciones productivas en ataque. Con Alfaro al mando, no es casualidad que las cinco herramientas que más ha usado, con la herencia recibida de Juan Sabas, sean de corte defensivo. Y todo parece indicar que así seguirá.

Etiquetas
Publicado el
1 de marzo de 2021 - 13:21 h
stats