Berges cierra ciclo en el Córdoba

Berges, en la sala de prensa de El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Rafael Berges Marín ya no es el director deportivo del Córdoba CF. El oro olímpico cordobés, que tenía un año más de contrato, se ha desvinculado de la entidad tras el fracaso del descenso a Segunda División B y el ejercicio de sus funciones en condiciones precarias. El Córdoba lo ha oficializado a través de un comunicado en el que anuncia un “acuerdo para la finalización de la vinculación contractual”, deseando al profesional saliente “la mayor de las suertes en su futuro”.

Jesús León le reclutó tras la destitución de Luis Oliver a falta de poco más de un mes para el comienzo de la Liga, con la plantilla huérfana en posiciones clave y el límite salarial cerrando puertas. León consideraba que Berges podía cubrir un espacio fundamental en lo profesional y también en lo emocional, al ser un referente para el cordobesismo. Con la blanquiverde fue jugador desde la edad infantil y terminó entrenando al primer equipo en la campaña 12-13. Lo fulminó Carlos González, aunque más tarde se arrepintió públicamente de haberlo hecho. En esta última etapa, Berges asumió por primera vez en su trayectoria el cometido de director deportivo. La experiencia no ha podido ser más frustrante.

El ya ex director deportivo ingresó en el club en medio de una situación caótica, atado de pies y manos en lo económico. Junto al director general Alfredo García Amado -que intervino en operaciones deportivas como las de De las Cuevas o Chus Herrero-, Berges tuvo que lidiar en un escenario extremadamente complejo. Le tocó destituir a Sandoval y Curro Torres en su momento, antes de designar como último guía desde el banquillo a su excompañero cordobesista Rafa Navarro.

En menos de un año en el cargo, Berges completó un total de 14 contrataciones, repartidas en los mercados de verano e invierno. Con la vigilancia absoluta por parte de la Liga, que fiscalizaba cualquier operación en marcha, Berges tuvo que moverse en la búsqueda de licencias sub-23, jugadores cedidos o veteranos con el salario mínimo. Así, llegaron en agosto Carlos Abad, Luismi Quezada, Luis Muñoz, De las Cuevas, Blati Touré, Piovaccari y Erik Expósito, a los que se añadieron en enero Flaño, Menéndez, Herrero, Bodiger, Carbonell, Carrillo y Manzambi.

Antes de su llegada al proyecto de Jesús León, Berges estaba trabajando desde diciembre de 2017 como entrenador al frente del Mitra Kukar de la Superliga de Indonesia. El campeón olímpico cordobés en Barcelona 92 estaba afrontando en el país asiático su primera experiencia en un banquillo extranjero, después de una trayectoria en en España con escala en el Córdoba CF, entidad en la que se forjó como jugador para terminar como responsable técnico. El cordobés, de 47 años, estuvo al frente del Logroñés en la temporada 15-16. Al club riojano llegó tras haber pasado por el Real Jaén (14-15) y haber debutado como entrenador profesional en Segunda División con el Córdoba CF en la temporada 2012-13.

Berges se forjó en la cantera del Córdoba -al que llegó desde el Figueroa- y fue profesional como jugador en el equipo blanquiverde, Tenerife y Celta, antes de retornar a El Arcángel. Como entrenador ha pasado por las divisiones inferiores del Córdoba, Lucena, Almería B, Séneca, Pozoblanco, Córdoba B, Córdoba CF, Real Jaén y Logroñés. Estuvo en los últimos meses desempeñando las funciones de seleccionador dentro del staff técnico de la Federación Cordobesa antes de afrontar la aventura asiática. Su vuelta a casa le deparó un idilio permanente con el drama cordobesista.

Etiquetas
stats