El XXI Concurso Nacional de Arte Flamenco echa el telón

.

Noche de felicitaciones flamencas la vivida el sábado en el Gran Teatro con motivo de la Gala de Entrega de Premios del XXI Concurso Nacional de Arte Flamenco; momento para la celebración, pero sin obviar que el Concurso debe de aspirar a más, asumiendo y corrigiendo errores, y significando el potencial histórico que posee el certamen cordobés.

Ameno, ocurrente y profesional, Jesús Vigorra fue el conductor de una Gala que se inició con la proyección de fotografías de premiados en el Concurso con perceptibles omisiones, incluyéndose algunos artistas que nunca han participado. Se debió cuidar con detalle esta exposición, porque los agravios no tardaron en llegar por parte de artistas premiados que estaban en la sala del teatro.

Los premios a los vencedores del XXI Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba fueron entregados por la alcaldesa de la ciudad Isabel Ambrosio, manifestando los galardonados la trascendencia y responsabilidad artística que para ellos supone el haber sido distinguidos por este histórico certamen, en su sesenta aniversario. Juan Antonio Fernández "Barrullo" valoró la actuación de los demás concursantes, reconociendo la talla de quienes han quedado finalistas y de los que no fueron escogidos. Hizo hincapié en la importancia que tiene el flamenco como trascendental arte que no se concebiría sin la comunión entre el artista y público, señalando que él ha sido el único de la saga de bailaores que son los Farrucos que se ha presentado al Concurso Nacional de Córdoba.

Barullo bailó por jaleos y soleá por bulerías para cerrar la Gala. En la inercia coreográfica que le es habitual el bailaor sevillano compuso figura para el afilado desplante y los incisivos zapateados, una particular manera de concebir el baile de clara raigambre familiar.

José Anillo, Premio de Cante, recalcó su identidad gaditana en alegrías, malagueñas del Mellizo y bulerías del repertorio de Juan Villar. Sin alharacas, el tratamiento que hizo de los cantes resultó meticuloso y comedido, fluctuando en tonalidades que le son propicias para su metal y volumen de voz. Ceremonial en el acompañamiento a la guitarra, Rafael Rodríguez pulsó añejas falsetas con preclaro sentido expresivo, el que gusta y motiva al cante. Al recoger el ansiado premio José Anillo solicitó también la presencia en el escenario de Rafael Rodríguez, para el que tuvo palabras de elogio, responsabilizándole de que él hubiese participado en el concurso. Ahora le toca defender y justificar el premio.

El incuestionable Premio de Guitarra recogido por Francisco Prieto "El Currito" fue aclamado por el público. El guitarrista cordobés estuvo exuberante en sus dos composiciones, la rondeña Centro del Duque y el zapateado Contra armonía, justificando el por qué de su preciado premio por unanimidad, confirmando el talento musical que atesora. Todos los recursos técnicos de los que un guitarrista puede servirse no tuvieron secretos para El Currito, añadiendo ingenio en la composición musical. Al ser preguntado por el presentador de la Gala Jesús Vigorra sobre su impresión por haber sido premiado, contestó que aún le pueden los nervios, que es hombre de pocas palabras, que solo habla a través de la guitarra. Solo dirigió la palabra al lugar del teatro en el que se encontraba su padre, el excelente guitarrista del Campo de la Verdad Antonio Prieto "El Curri", preguntándole. "¿Cómo he estao papá, te ha gustao?" Sencillez y naturalidad de un guitarrista que seguro va a deparar momentos sublimes para gozo de los aficionados y amantes al mejor flamenco.

Durante la Gala se hizo entrega a los finalistas del diploma que le acredita su paso por el Concurso. David Luque, Teniente de Alcalde, Concejal del Área de Cultura hizo balance de lo que ha significado para él este Concurso, desde la Presidencia del Jurado, apostando decididamente por el futuro del certamen. Entregó los diplomas del baile a José Maldonado, que a su vez recogió el de la bailaora Claudia Cruz que, al igual que la otra finalista, María Moreno no comparecieron en el Gran Teatro.

La cantaora Mayte Martín fue la encargada de entregar los diplomas a los finalistas de cante, no sin antes declarar que la labor de jurado ha sido muy comprometida al tener que decidir entre unos y otros concursantes, intentando buscar un punto de objetividad que no siempre es fácil, consciente la cantaora catalana de la pública opinión sobre cómo se ha desarrollado el apartado de cante del concurso, cuyo premio pudo muy bien haberse declarado desierto. Hicieron acto de presencia las cantaoras Macarena de la Torre y Sara Salado, estando ausente Miguel de la Tolea.

Donde no hubo ninguna discrepancia ha sido en el Premio de Guitarra, así lo explicó Víctor Monge "Serranito", antes de entregar el diploma a los finalistas. Felicitando a todos los tocaores que han participado, resaltando el buen nivel. Serranito recordó lo que significó para su carrera artística el haber logrado en 1971 el premio Ramón Montoya para concierto de guitarra del XI Concurso Nacional de Arte Flamenco. Auguró a todos una dichosa trayectoria. El guitarrista Manuel Montero recogió su diploma, haciéndolo Tamara Cosano en nombre de José Tomás Jiménez. Agustín Carbonell "Bola" no estuvo presente.

La Gala de Entrega de Premios del XXI Concurso Nacional de Arte Flamenco concluyó con los tres premiados en el escenario, junto a la alcaldesa de la ciudad. Despedida hasta dentro de tres años.

Etiquetas
Publicado el
27 de noviembre de 2016 - 14:10 h
stats