Rufus T. Firefly: “Vemos películas de los hermanos Marx una vez al mes”

El selfie de Víctor Cabezuelo, el Rufus de Rufus T. Firefly.

Rufus T. Firefly no es un señor con bigote pintado, puro apagado y andares de ganso. O no solo. También es una banda indie de Aranjuez que arrastra a un montón de fans y que recalan esta noche en la sala Hangar, uno de sus rincones favoritos en Córdoba. Allí tienen una cita a las 22:00 para presentar su cuarto trabajo de estudio, Magnolia. Su cantante, Víctor Cabezuelo, se viste de levita para responder un cuestionario con veleidades marxistas.

PREGUNTA. Para algunos gafapastas Magnolia siempre había sido el nombre de una película. Y ahora el título de su disco. ¿Alguna historia cruzada o simple gusto por la botánica?

RESPUESTA. La verdad es que trabajando en el concepto del disco, queríamos que llevara el nombre de una flor porque Julia basó todas sus ilustraciones en imágenes microscópicas de flores. Magnolia fue la que más nos gustó al verla escrita. Es cierto que también es un peliculón.

P. ¿Cuánto le vive una planta de media al señor Rufus T. Firefly?

R. Solamente practico cactus porque mi piso es pequeño y tiene poca luz. Esos me soportan bien.

P. Firefly. Luciérnaga en inglés. No polinizan pero brillan de noche. Firefly también fue el nombre de una serie muy friki de ciencia ficción para paladares selectos. ¿Identificados en alguna de las dos acepciones?

R. Con las segunda, al 100%.

P. Y ya, si le sumamos Rufus... ¿Cuándo fue la última vez que se tomaron una buena sopa de ganso?

R. Procuramos alimentarnos con las películas de los hermanos Marx al menos una vez al mes.

P. ¿Son ustedes un grupo marxista?

R. Desde luego, Rufus T. Firefly siempre será el mejor político de todos lo tiempos.

P. Magnolia es su cuarto álbum. Y todos sabemos que no hay quinto malo. ¿En qué andan ahora?

R. De momento disfrutando del paisaje que se nos está quedando con la salida de este disco. Acaba de salir y las críticas están siendo increíbles. Deseando llevarlo al directo, a las salas, donde está la música de verdad.

P. La gira les trae de vuelta a Córdoba. De vuelta a Hangar. ¿Se cuece mejor el directo en un espacio pequeño?

R. Nos encanta el Hangar, suena de puta madre y siempre nos han tratado genial allí. Nosotros preferimos los conciertos en sitios más pequeños que en grandes recintos. Nos gusta mirar a la gente mientras tocamos, que sea algo muy directo. Los conciertos grandes terminan siendo muy fríos aunque no lo parezca, te olvidas de por qué estás allí.

P. Y en verano, ¿son ustedes de festivales de grandes horizontes y espacios abiertos?

R. Somos de todos los festivales que quieran apostar por música diferente y arriesguen a llevar a grupos como el nuestro. Desgraciadamente no son muchos.

P. Lo pregunto porque dicen ustedes que su disco es un “alegato en defensa del arte, el amor y la naturaleza”. ¿No nos dejamos nada?

R. Son las tres cosas más importantes que tenemos y las que más estamos dejando de lado como sociedad. Más nos vale a todos empezar a defenderlas a muerte o vamos listos.

Etiquetas
stats