Del paro a la literatura infantil

David Pedrera, autor de 'Los mellizos detectives' | ALEX GALLEGOS

¿Cómo reciclarte estando en paro, entre trabajo y trabajo? David Pedrera, un ilustrador y diseñador gráfico cordobés, jugó al ensayo-error mientras buscaba trabajo y, sin planearlo, ha acabado metido de lleno en el mundo de la literatura infantil. Y con dos libros de una tacada.

Los mellizos detectives se llama la serie, de momento cristalizada en dos volúmenes, Robo en Nueva York y Secuestro en Paris, y publicada por la editorial Edelvives en una colección con un nombre que se ajusta a la perfección a la historia de Pedrera, Ideaka. Porque el autor jamás había planteado su futuro en la literatura infantil y se animó de manera natural cuando ilustró un par de juegos de cartas -uno que se distribuyó online y otro que no terminó la fase de crowdfunding- y se le encendió la bombilla.

“¿Por qué no mezclar algo de juego con un libro?”, pensó el diseñador, que se inspiró muy parcialmente en los libros de ¿Dónde está Wally? para desarrollar una intriga detectivesca e interactiva que implicara al lector, niños y niñas de 8 a 12 años. Así nacieron Los Mellizos Detectives, que en sus dos volúmenes han de resolver dos casos distintos en dos ciudades tan cosmopolitas como Nueva York y París.

Con la idea en la cabeza y más tiempo libre del deseado, David se volcó en el proyecto y empezó a moverlo por editoriales. Finalmente fue Edelvives la que se interesó. De aquellos días recuerda que le ayudó estar ocioso para poder dedicarle el tiempo necesario a un proyecto que, si bien conectaba parcialmente con su trayectoria, no dejaba de ser un mundo absolutamente nuevo.

“Yo siempre he sido diseñador gráfico, he trabajado en publicidad en empresas de Córdoba, pero como he sido muy curioso me he ido metiendo, pero sin nada planificado”, relata el autor, que recuerda que también había hecho estudios de animación, pero sin plantearse jamás entrar en el mundo de la literatura infantil. Hoy, Pedrera también da clases extra escolares de dibujo, y sus alumnos ya han adquirido el libro con el que su profesor ha debutado en la literatura infantil.

También sus hijos, de dos y cinco años, que le tienen el libro “hecho piscos”, bromea. “Lo bueno del libro es que también es para ellos. Los más pequeños, aunque no se enteren de la trama, pueden jugar con él y entretenerse con el busca y encuentra. Los más grandes, a partir de ocho años, ya sí se enteran bien de la trama”, especifica.

Lo que parece claro es que la próxima trama de Los mellizos detectives podría tener lugar en Córdoba. “Aquí, entre los monumentos y los patios, ya ves, sería perfecto. Pero ahora mismo, con estos dos… Ya veremos si hay un tercero”, duda Pedrera, que le pasa la presión a la editorial. Él, por su parte, recuerda que cuando se presentó la idea Los mellizos detectives eran una colección, y deja abierta la puerta a que su creación cobre vida en la misma ciudad en la que la concibió y en la que el pasado miércoles presentó por primera vez su debut en el mundo de la literatura infantil.

Etiquetas
stats