El Paraíso es raro, afortunadamente

La exposición de Eli Prieto en el Limbo | TONI BLANCO
'Paraíso perdido y recobrado', de Elisabel Prieto inaugura la nueva sala Limbo en el centro de la ciudad

Un cocodrilo puntillosamente perfecto, una litografía que parece tener música, una bestia que se humaniza, un hombre que no abandona a la bestia que lleva dentro, una mujer que pone la calma en todo esto...

La colección de la obra gráfica de Eli Prieto que puede verse en la sala Limbo, 0 en la calle Juan Rufo, del 2 hasta el 27 de noviembre, es un espejo para el espectador.

Más allá de su recreación sobre el mito miltoniano de los paraísos perdidos o ganados, la obra de la autora abunda sobre el papel de la feminidad en un paraíso que debe ser recobrado: “Los hijos de Dios vieron que las hijas del hombre eran hermosas”, dice un capítulo del Génesis.

Y frente a esas obras nos reflejamos, lo que somos, de dónde venimos y el enigma del futuro.

La obra de Elisabel Prieto tiene, además del poso y del respeto a la tradición bien entendida, esa inmanencia extraña y fascinante que a usted, espectador atento, le hace plantearse la pregunta: ¿humanizamos al diablo o bien demonizamos al hombre?

En eso estamos. En el limbo.

Etiquetas
stats