Gisela Hidalgo, del bullying a grabar un disco en Córdoba: “La música me ha salvado la vida”

La cantante Gisela Hidalgo

Malagueña pero muy conectada con Córdoba, Gisela Hidalgo, llega para presentar, con tan solo 17 años, su segundo disco ‘Dieciocho’. Su relación con la música comienza con “una conexión muy especial” debido al acoso escolar que sufría por ser diabética de tipo 1 desde los ocho años. Ante la dura situación siendo tan solo una niña, confiesa a Cordópolis que “la música me ha salvado la vida”. Más que una profesión para la joven esta es su “forma de sentir”, con ella  “muestro quién soy a todas las personas que me escuchan”.

Tras las duras situaciones vividas cuando era una niña, Gisela se refugió en artistas como  Amy Winehouse, a la que “siempre he tenido como un referente”. Aunque como malagueña, no puede dejarse atrás a Pablo López o Pablo Alborán: “El día que ingresé en el hospital para empezar el seguimiento de la diabetes la canción que sonaba mientras me ponían el tratamiento era ‘Caramelo’ de Pablo Alborán”.

El vínculo de la malagueña con Córdoba surge tras conocer a María Cambas en una masterclass de la que es alumna. “Durante ese año me dio clases y después me dijo si quería venir a dar un verano intensivo a Córdoba”, la primera vez que pisaría la ciudad. Además, ha trabajado con Maikel de la Riva, cantante y guitarrista de Los Hombres Gancho, en la composición de este disco. Por ello, “cuando me preguntan de dónde me gustaría ser si no fuese de Málaga siempre respondo Córdoba”. 

Con tan solo 14 años comenzaba a grabar su primer disco, ‘Mi Paz’, lo que asegura le “daba respeto”, y del que “no esperaba la gran aceptación que tuvo”. Para la artista la mayor satisfacción es “cuando te escuchan y te escriben que se sienten muy identificados contigo”.

Tras este primer trabajo, llega para presentar  ‘Así nos queremos’, el primer single del que será su segundo proyecto, ‘Dieciocho’. En este, adelanta que se ha lanzado a componer con ‘Febrero’, “una historia que me marcó mucho cuando yo era bastante pequeña” y que narra “una situación que le pasó a alguien que admiro y adoro”. Un trabajo que “me hizo acordarme de lo mal que lo pasé cuando era pequeña”, explica.

Viniendo de los sonidos pop, rock y soul, en ‘Dieciocho’, aclara que ha querido reflejar el salto a la mayoría de edad, “intentando crear nuevos sonidos”, pero sin perder “ la esencia de Gisela Hidalgo”. 

‘Así nos queremos’ es el elegido como adelanto de su segundo trabajo por ser “un tema que coge de la mano al resto de este disco”, y “por la frescura que transmite”. Además, expone que cualquier persona que lo escuche, “independientemente de su edad”, se va a identificar con lo que cuenta.  

En este momento, la cantante se encuentra inmersa en el piano, con el que se estrenará en formato acústico en los próximos conciertos, “el primero va a ser en el Fnac de Málaga el 18 de junio, al que os invito a asistir”. Ante este recuerda cómo fue su primer concierto, al que se enfrentó teniendo pánico escénico: “Me estrené en la gala final de un curso de modelaje que hice cantando ‘Si me voy’ de Paula Rojo y de espaldas al público”.

Echando la vista atrás, recuerda con cariño que “no era capaz” de subir sola al escenario pero “estoy muy orgullosa de la evolución que ha tenido, que eso es lo importante, avanzar”.

Mirando al futuro, explica que su mayor objetivo es “siempre llegar a lo más alto” teniendo presente de dónde viene, “que no tenía nada construido y yo misma, y todo el equipo hemos tenido que construirlo”, y para lo que “no hace falta apagar ni opacar la luz de nadie”, filosofía que desde pequeña le ha inculcado su familia.

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2021 - 07:00 h