'Boletín de Loterías y Toros': la heterodoxia taurina está en Córdoba

Presentación del 'Boletín de Loterías y Toros'.

No todo lo relacionado con los toros en Córdoba está vinculado con las peñas como cuarteles de invierno, los cincos califas, el sombrero cordobés, fumarse un puro, ponerle flores a la tumba de Manolete o ver en una cafetería el canal con las corridas de San Isidro a través de la tele mientras el Coso de los Califas está casi vacío en las mismas fechas de mayo.

Existe una especie de “aldea gala” heterodoxa que nació a mitad de los años 90 en la Facultad de Filosofía y Letras de nuestra ciudad. Allí, jóvenes estudiantes de humanidades ocuparon una estancia del vetusto Hospital del Agudos dedicada al consejo de estudiantes y se inventaron –fuera de currículo- un Aula Taurina de la Facultad de Filosofía y Letras. Querían abordar el fenómeno taurino no desde lo que sucede en el albero o las gradas del coso, sino a través de la Literatura, la Historia del Arte y, después, desde el Derecho, la Veterinaria o la Filosofía. Ése es el germen del Boletín de Loterías y Toros, una publicación que, en su cabecera, homenajea a una publicación menor de principios del siglo XX, y que nació casi como un fanzine fotocopiado hasta llegar a nuestros días con unas ediciones muy cuidadas, perfectamente editadas, maquetadas con obra gráfica original y colaboraciones tan diversas como el antropólogo Pedro Romero, escritores como Fernando Arrabal o Sánchez Dragó, catedráticos de etología, doctores en derecho, ilustradores o especialistas en comic.

Por eso no defrauda su número 25, recién presentado en el Museo Taurino de Córdoba, con el título monográfico de “Guiris y Toros”: donde encontramos artículos sobre Hemingway y el Evangelio, un extraño vínculo entre Rafael de Paula y David Lynch, un cuento poco conocido de Jack London, una “lady” torera, el artículo ilustrado de Rafael Obrero sobre “Tramas y extraños” o el firmado por la periodista y, atención, presidenta de la peña taurina rusa, Ksenia Tinyakova que nos cuenta, entre otras cosas, que el revolucionario, antisistema y futurista poeta y dramaturgo Maiakovski quedó fascinado por las fiestas de toros en un viaje a México y en vez de rechazar ese ancestral rito, llegó a decir que “lo único que le falta a los toros es que llevasen ametralladoras en los cuernos”. Una deliciosa boutade que, de alguna manera, podría resumir el espíritu de esta publicación que gusta hasta a los que abominan del hecho taurino puro y duro.

En la editorial que abre este vigésimo quinto número del Boletín se cita una frase del director de cine argentino Mario Llinás: “Muera la ficción. Vivan los Toros”.

Pues eso. Pura contradicción y contracultura es el debate que lleva 25 números generando el Boletín de Loterías y Toros que, por cierto, se edita gracias a la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba y la colaboración del Grupo Cabezas & Carmona.

Ajeno a que los aficionados taurinos al uso se vayan autofagocitando por reduccionismo, falta de relevo, cansancio o presiones exteriores de un nuevo tiempo, siempre quedará una irreductible aldea que repensará el “hecho taurino” desde muchos puntos de vista: el Boletín de Loterías y Toros, hecho en Córdoba.

Etiquetas
stats