El actor Antonio de la Torre ha vuelto al teatro de la mano del director de cine Manuel Martín Cuenca para protagonizar Un hombre de paso, que representó este viernes en las tablas del Gran Teatro, junto a los cordobeses Juan Carlos Villanueva y María Morales.

La obra es una adaptación del libro francés Un vivant qui passe, de Claude Lanzmann. La historia se remonta a 1984 y se desarrolla en el bar de un hotel llamado Roma, situado en la ciudad de Turín. Un hombre de unos 30 años llamado Claude habla por teléfono. Por su conversación, nerviosa, irritada incluso, nos enteramos de que se trata de un periodista francés. Nada más colgar el teléfono de entre las sombras surge un hombre menudo.

Es Primo Levi, escritor, químico de profesión y superviviente del Campo de Exterminio de Auschwitz. Levi acude como testigo a una entrevista que Claude va a mantener con Maurice Rossel, de nacionalidad suiza, antiguo miembro de la Cruz Roja Internacional durante los años en los que transcurrió la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué podemos recordar y por qué lo hacemos? ¿Qué somos capaces de negar e imaginar? ¿Qué queremos recordar y para qué? Son algunas de las preguntas que, a partir de la memoria del Holocausto judío, plantea este montaje, que se representó con éxito en Córdoba.

Etiquetas
Etiquetas
stats