Un zorro, último inquilino de Medina Azahara

El zorro de Medina Azahara | TONI BLANCO

Un ejemplar de zorro vive desde hace algunos años en el yacimiento arqueológico medieval más grande de Europa: Medina Azahara. El animal está acostumbrado a la presencia humana y no escabulle el contacto. Es más, se acerca y espera a que la gente le dé algo de comer. Y por el calibre que gasta, eso no es algo que ocurra de manera extraña.

El zorro suele pasearse por la parte alta del yacimiento, donde se encuentran el centro de recepción o los restos de las viviendas más nobles del antiguo complejo palatino, construido por los omeyas entre los siglos X y XI.

El animal volvió a recibir ayer a los visitantes. Esta vez, nombres ilustres que bajaron de coches oficiales: la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, y el presidente de Endesa, Borja Prado. Ajeno a los cargos, el cuadrúpedo volvió a lucir cola dándose un paseo por la zona a ver si pescaba algo. Para empezar, consiguió una cuantas fotos.

Etiquetas
stats