¿Dónde está el yihadista cordobés?

Muhammad Yassin Ahram Pérez, en una imagen borrada de su Facebook.

¿Dónde está Muhammad Yassin Ahram Pérez, alias Al Qurtubí, el cordobés en árabe? Es la pregunta que trae de cabeza a los agentes españoles de la lucha antiterrorista. Pero no desde que el jueves se divulgara un vídeo en el que este cordobés de 22 años amenaza a España sino desde que en 2014 decidió unirse a las filas del Estado Islámico en Siria, cuando fue el primero de su familia en entrar. Sobre Muhammad Yassin Ahram Pérez constan varias órdenes internacionales de detención. Su rostro, que él no duda en mostrar en el vídeo divulgado por el Daesh, es conocido para estos agentes. Pero, ¿dónde está?

La respuesta es que no se sabe. Las fuentes de la lucha antiterrorista lo ubican en Siria desde hace, al menos, tres años. Incluso se apunta directamente a un emplazamiento concreto: Deir ez-Zor. Esta ciudad, al Noroeste del país y a orillas del río Éufrates, sigue en manos del Estado Islámico, aunque sitiada actualmente por militares del régimen de Al Assad. Hace una semana Rusia bombardeó la ciudad y anunció que había matado a unas 200 personas, en su mayoría yihadistas.

El vídeo en el que Ahram Pérez pronuncia en un castellano con acento andaluz sus amenazas habría sido producido en esta ciudad. Y divulgado desde allí, según apuntan las fuentes consultadas por este periódico. Pero a los agentes de inteligencia de la lucha antiterrorista les surge otra pregunta, de difícil respuesta: ¿Cuándo se grabó el vídeo?

Las fuentes señalan que el Daesh podría haber grabado el famoso vídeo hace años. Incluso algunas fuentes se inclinan por señalar que casi seguro que se rodó hace al menos un año. Al Qurtubí no habla en ningún momento del atentado de Barcelona. Es decir. El Daesh podría haber grabado el vídeo antes de los ataques y haber esperado a que estos se produjeran para divulgarlo. Las fuentes señalan, incluso, que Al Qurtubí podría estar muerto. La ciudad en la que supuestamente vive está siendo atacada por cielo y tierra. Y los supervivientes están siendo pocos.

Lo que también parece seguro es que Al Qurtubí ha sido padre. El hecho que se le llame también Abu Lais, como sobreimpresiona el Daesh en el vídeo, podría significar que durante su estancia en Siria el joven ha tenido un hijo que se llama Lais y que habría seguido la tradición del mundo musulmán por la cual los hombres pasan a llamarse Abu (que significa “padre” en árabe) seguido del nombre de su primer hijo varón.

El periodista e investigador en seguridad Chema Gil Garre explicó en febrero de este año a Antena 3 cómo, investigando la presencia yihadista en las redes sociales, le sorprendió encontrarse con este joven “de nacionalidad española, de familia cristiana” interesado en viajar a Siria y “conocer a una mujer musulmana, devota y que vaya con el niqab severo”. Se trataba de Muhammad, y ya en ese entonces afirmaba que quería que el Califato llegara a España.

Gil contactó con Al Qurtubí antes de que éste viajara a Siria. Lo siguió en Facebook hasta que dio el salto a las filas del Estado Islámico. Incluso mantuvo conversaciones con él a través de esta red social, hasta que finalmente el joven borró su perfil y su rastro. Eso fue el año pasado. Al menos hasta entonces se sabía que este joven seguía con vida.

De lo que no se sabe prácticamente nada es de su madre, Tomasa Pérez, ni de sus hermanos. La mujer también entró en Siria en 2014, junto a al menos cuatro de sus hijos, todos los varones menos la niña. Allí todos habrían pasado a las filas del Daesh. La mujer escribió una carta en diciembre de 2014 en la que pedía que le dejasen en paz y que sus hijos estaban educados según las enseñanzas del Islam. Desde entonces, nada se sabe de ella. Tampoco si sigue o no con vida. Siria es un país en guerra y devastado.

Etiquetas
stats