La versión navideña de la calle del infierno

El bulevar del Gran Capitán se prepara para el tren de Santa, los coches de nieve y el lago de caramelo

Se acerca el invierno. Y con él, la Navidad. No es una amenaza. Ocurre todos los años. Es un hecho inexorable y del que nadie puede escapar. Las luces empiezan a colgar de los árboles, un tendido negro pende amenazante en muchas calles, dispuesto a albergar más bombillas de alegres colores. Y el bulevar del Gran Capitán volverá a ser tomado por el sonido de los cascabeles, las eternas melodías de los villancicos y, sí, también, los cacharritos.

Justo cuando los niños dan la razón a Paulov y comienzan a salivar delante de los televisores a golpe de anuncio de juguetes, el Ayuntamiento y los comerciantes preparan el terreno para que las jornadas de consumo navideño sean completas. Los planes incluyen una completa batería de atracciones que ocuparan la zona desde distintos frentes. Un tren trineo dirigido por Papa Noel recorrerá buena parte del frente, acompañado del cacharrito bautizado como Los coches de nieve y la Autopista de los juguetes. Una de las piezas más importante en la batería infantil es el Lago de caramelos y el árbol de Santa.

Estas y otras atracciones estarán acompañadas del pertinente hilo musical navideño y de puntuales emisiones de nieve artificial desde los puntos habilitados.

Etiquetas
stats