Urbanismo suspenderá el convenio colectivo a sus 160 trabajadores

Trabajadores de la Gerencia, en los pasillos del organismo autónomo. FOTO: MADERO CUBERO
La Gerencia, que había dado un ultimátum a los sindicatos, convoca la reunión de consejeros mañana por la mañana tras no llegar a un acuerdo con los sindicatos

Al final, el ultimátum no ha surtido efecto. A las 13.30 de hoy estaba previsto un consejo rector extraordinario en la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) para decidir de una manera definitiva cómo aplicar el recorte salarial necesario para que el organismo autónomo sea viable en el año 2014. Los consejeros de la Gerencia fueron avisados en la misma puerta del organismo autónomo de que finalmente el consejo rector se volvía a aplazar, otra vez más, a mañana por la mañana a las 9.30. El argumento del presidente del organismo, Luis Martín, es que aún seguía negociando con los sindicatos para tratar de alcanzar un acuerdo, que aún no ha llegado. Y no va a llegar.

Según el expediente que votarán a las 9.30 los consejeros de la Gerencia, el consejo rector suspenderá partes del convenio colectivo a sus 160 trabajadores. En concreto, se suspende el pago de dos de las pagas extraordinarias que percibían estos trabajadores: la del mes de abril y la del mes de octubre. También se eliminan los complementos de productividad.

Con estas dos medidas, la Gerencia consigue un ahorro neto de 800.000 euros con respecto al ejercicio anterior. Así, el capítulo de Personal pasará de 8,3 millones de euros a 7,5 millones en el próximo ejercicio.

Urbanismo había dado un ultimátum para hoy mismo. Si no llegaba el acuerdo, se suspendería el actual convenio colectivo y se desbloquearía de esta manera el recorte salarial que tiene que acometer la Gerencia para taponar su enorme agujero financiero en forma de déficit: 3,1 millones de euros. El objetivo de Luis Martín siempre fue que la Junta de Gobierno Local pudiera aprobar el acuerdo de la Gerencia. La Junta de Gobierno, el organismo que tiene asignadas todas las competencias municipales y presidido por el alcalde, José Antonio Nieto, se reúne mañana a las 10.00 de la mañana por lo que todo lo que tenga que decidir será contra el reloj.

Una vez que la Junta de Gobierno apruebe el recorte salarial, sea por acuerdo con los sindicatos o por la suspensión del convenio colectivo de una plantilla de 160 trabajadores, se trasladará el expediente otra vez a la Gerencia para que por fin apruebe sus presupuestos de 2014. Esto sucedería la próxima semana y también contra el reloj. La aprobación de las cuentas de la Gerencia es vital para que el Ayuntamiento de Córdoba pueda aprobar sus propios presupuestos para el próximo ejercicio.

Pero las prisas son más importantes porque si el Ayuntamiento no aprueba sus presupuestos antes del 1 de enero de 2014 el Ministerio de Hacienda acabará obligando a que en el Consistorio cordobés se tomen medidas extraordinarias. Para empezar, el Ayuntamiento tendría que prorrogar sus presupuestos y eso conllevaría que no se pudiese disponer de partida alguna para inversiones (el proyecto del Centro de Convenciones está pendiente). También estaría por ver en qué afectaría esta prórroga presupuestaria a la propia Gerencia y a qué obligaría el Ministerio de Hacienda al Ayuntamiento de Córdoba, al que vigila de forma especial por tener en vigor un plan de ajuste municipal.

EL SINDICATO CSIF HABLA DE NINGUNEO

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Córdoba ha criticado al Ayuntamiento de Córdoba por ningunear a sus representantes en las negociaciones abiertas en la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) para el ajuste laboral en el citado organismo autónomo. La central sindical no entiende por qué ningún representante de CSIF ha sido invitado a las últimas reuniones convocadas por los responsables de la GMU para tratar este asunto, unos encuentros a los sí han sido llamados los delegados de UGT y CCOO.

CSIF recuerda que cuenta con dos delegados sindicales tanto en el comité de empresa como en la junta de personal de la GMU, siendo en este último órgano la fuerza sindical que obtuvo más votos en las últimas elecciones sindicales. “El Ayuntamiento ignora sin ningún motivo la representación laboral de CSIF, dejando sin voz ni voto a los delegados de un sindicato que democráticamente fueron elegidos por la plantilla de la GMU”, recalca CSIF

Según los datos que maneja esta central, sindical, tanto UGT como CCOO llegaron anoche, tras una reunión que solo puede calificarse de “clandestina”, a un principio de acuerdo con los responsables de la GMU. CSIF subraya la “ilegalidad” de cualquier pacto que no cuente con la participación de sus delegados sindicales, que, no obstante, siempre han manifestado su voluntad negociadora para poder alcanzar un acuerdo satisfactorio para todas las partes.

Hoy se ha vuelto a celebrar una reunión en la GMU en la que sí se ha convocado a los representantes de CSIF, pero “ha sido un encuentro que no ha servido para nada, ya que ha sido para comunicar el preacuerdo al que previamente se había llegado con los delegados de UGT y CCOO”.

El sindicato recuerda de nuevo que se opone a cualquier despido en el seno de la GMU y se muestra abierto a la equiparación salarial de su plantilla con la de la matriz, pero respetando derechos adquiridos por los trabajadores, como es el caso de antigüedad o escala.

CSIF no propone la municipalización de la Gerencia, sino que aboga por estudiar todas las posibilidades para la gestión urbanística de la ciudad. “Si la mejor opción es la municipalización, estamos dispuestos a apoyarla”, defiende el sindicato. CSIF apuesta por un convenio único municipal y una única Relación de Puestos de Trabajo (RPT) donde puedan recogerse las especificaciones de cada puesto, así como la movilidad administrativa. Además, cualquier acuerdo debe ser ratificado en la Asamblea General de Trabajadores.

Etiquetas
stats